Voces pro vida, pro familia, pro libertad religiosa en la OEA y Consensus

La ola celeste pro vida, pro familia y pro libertad religiosa se hizo escuchar en la 50° Asamblea Anual de la OEA. Y el paralelo Consenso de Ginebra.

Por María Amalia Caballero – Dra en Comunicación Pública – direccion@sembrarvalores.org.ar

La novedad de recibir en el primer día a los representantes de la Sociedad Civil en la Asamblea Anual de la OEA, si bien lleva un par de años, sorprende a los embajadores que celebran esta posibilidad. Y, tal como ocurrió el año pasado en Medellín, la ola celeste, es decir las organizaciones que están a favor de los Derechos Humanos de todos, que apoyan a la familia como creadora de capital social, que respetan la libertad creyentes y no creyentes, copó de manera brillante las exposiciones.

Como cada año, el título rimbombante está abierto a todo tipo de temas y no sorprende que cada organización, incluso cada país, lo dirija hacia sus asuntos de interés. En esta línea se destacan especialmente las intervenciones de Guatemala, El Salvador, Estados Unidos, Brasil y Paraguay, entre otros, que se expresaron con enorme claridad a favor de la vida como primer derecho humano y a la familia como base de la sociedad.

Entre las consecuencias de esta pandemia del covid19, resulta muy fuerte el impacto que ha tenido y sigue teniendo especialmente entre los más débiles de nuestra población, los niños, los ancianos, los enfermos, las enormes poblaciones que carecen de trabajo y educación.

Familia a tope

Frente a la realidad de la dureza con que la pandemia nos ha golpeado, existe sólo una institución que ha salido fortalecida, que ha demostrado ser la base de la sociedad. La institución en la que todos han encontrado refugio y apoyo, esa institución es la familia.

Así lo manifestaron en forma consistente las diversas organizaciones al describir los diversos desafíos que la familia ha tenido que afrontar. El hogar familiar se convirtió de la noche a la mañana en escuela. Se cortaron los servicios de salud para estudios, vacunaciones etc. y, excepto los afectados por el corona virus, los demás debían mantenerse alejados de los hospitales y fue la familia la que brindó la mejor atención cercana.

Por otro lado, el trabajo se debe hacer desde la casa, no más oficinas, despachos… pero quienes estaban o quedaban sin trabajo, a causa al virus o no, también debían permanecer en su domicilio.

Más allá de la salud física, está el fuerte impacto psicológico que el encierro y el miedo llevan consigo y, nuevamente es la familia el mejor espacio de recuperación y apoyo.

Algunos dirán que no todo es así: hubo repudiable violencia doméstica, femicidios, abusos y separaciones. Junto a la condena de muchas de estas situaciones, lamentablemente son realidades que existen más allá del encierro. En cambio la batalla que ha librado y sigue librando la familia en este contexto es épica. Y expone la mayor resiliencia necesaria a la que se refiere la propuesta de la Cumbre OEA2020.

Planteos y exigencias

No se puede gobernar ni legislar por ideología, debemos guiarnos por la ciencia y el derecho. Esto, todos los representantes de los Estados Soberanos en la OEA, lo saben y lo comparten.

En esta línea, se condena el trabajo con una agenda paralela que no es la de la Convención Americana sino la de la ideología dominante en algunos países y que pretenden imponer.

“Como representantes de la sociedad civil nos sabemos con derecho a ser escuchados y respetados. Señores representantes de los Estados, están allí porque nosotros los hemos votado, los hemos elegido, somos quienes pagamos sus sueldos, nosotros tenemos derecho a exigir que se cumpla la Constitución de nuestros países, que se respete nuestra autonomía, que no se presione a nuestros gobiernos a actuar en contra de nuestra cultura”. Fue el claro reclamo de la Sociedad Civil.

En la foto de apertura Nadia Marquez. OSC Argentina.

N. de R. Agradecemos a las familias que nos envían sus fotos para ilustrar las notas. Vos también podés enviar las tuyas.

MAS NOTICIAS

En paralelo y convocados por Estados Unidos, Egipto, Uganda, Indonesia y Brasil 32 países (1.600 millones de países al rededor del mundo) firmaron el Consenso de Ginebra el cual abordó los principales temas los de la agenda de la gente.

Por ejemplo, se refiere al tema salud de la mujer e igualdad de derechos y responsabilidades del varón y de la mujer en la familia y en la vida civil y política.

Mientras en el n.4 rechazan el aborto y reconocen los derechos del niño antes y después de su nacimiento.

Por lo que se refiere a la familia destacamos el N° 5 de la importante:

Reafirmamos que “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”13, que “la maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales”14 y que “las mujeres desempeñan una función decisiva en la familia”15, así como reafirmamos la contribución de las mujeres “al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad”.

Acá la lista de países firmantes (aprendamos geografía) y esperemos que más países de los llamados desarrollados, entiendan el mensaje. Sin familia no hay futuro.

Firmantes de la Declaración de Consenso de Ginebra
Los siguientes 32 países firmaron la Declaración de Consenso de Ginebra el 22 de octubre de 2020, lo que representa a más de 1.600 millones de personas y todas las regiones del mundo.

Reino de Baréin
República de Bielorrusia
República de Benin
República Federativa de Brasil (copatrocinador)
Burkina Faso
República de Camerún
República Democrática del Congo
República del Congo
República de Djibouti
República Árabe de Egipto (copatrocinador)
Reino de Eswatini
República de Gambia
República de Haití
Hungría (copatrocinador)
República de Indonesia (copatrocinador)
República de Irak
República de Kenia
Estado de Kuwait
Estado de libia
República de Nauru
República de Niger
Sultanato de Omán
República Islámica de Pakistán
República de Polonia
El Reino de Arabia Saudita
República de Senegal
República de Sudán del Sur
República de Sudán
República de Uganda (copatrocinador)
Emiratos Árabes Unidos
Estados Unidos de América (copatrocinador)
República de Zambia

También te puede interesar:

Somos el Tsunami celeste

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

doce − 1 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.