VIENTOS DE CAMBIO

Jovenes

 

Las nuevas generaciones pisan fuerte. Hoy, a pocos jóvenes les sorprende tener una jefa mujer. Investigadores de la Universidad Siglo 21 se plantearon: ¿Existe alguna diferencia?

 

C on el objetivo de indagar sobre las características e impacto del liderazgo femenino, el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales desarrolló una investigación con más de 1.000 entrevistas que cubren las diferentes regiones del territorio nacional, con el fin de analizar si el liderazgo femenino se relaciona con la satisfacción respecto del líder, del equipo y la organización y si detecta menores niveles de estrés y malestar emocional.

Entre lo biológico y lo cultural
Investigaciones previas indican que las mujeres lideran con estilos más «democráticos» y «participativos» que los hombres y que éstos lo hacen mayoritariamente de forma más «autocrática» o «directiva». Asimismo, se observa que las mujeres prestan mayor atención a las “relaciones”, mientras que los hombres están más orientados a las “tareas”.

La existencia de dichas diferencias es atribuible tanto a factores culturales como biológicos. En efecto, estudios meta-analíticos, que incluyen más de 530 investigaciones neurocientíficas (Ruigrok et al., 2014), sugieren que las mujeres presentan mayor densidad neuronal en regiones asociadas al sistema límbico (asociado al funcionamiento emocional) y sistemas cerebrales asociados al lenguaje y la cognición social. Estos hallazgos explicarían, en parte, la mayor capacidad femenina en términos de “empatía” y “aceptación asertiva”.

Empatía y asertividad
Diversos estudios señalan que las mujeres tienden a puntuar más alto en pruebas de empatía -referidas a la capacidad para percibir, compartir y comprender las emociones y comportamientos de otros- y de aceptación asertiva -entendida como la capacidad para expresar emociones positivas, de elogio o aprecio a otras personas-. Cabe destacar que los hombres también poseen estas capacidades, pero en términos promedio las poseen en menor medida que las mujeres.

Los mayores niveles de satisfacción con el líder, el equipo y la organización observados en este estudio pueden atribuirse en parte a estas variables. Concretamente, líderes con mayores niveles de empatía y aceptación asertiva tienden a dar más reconocimiento y valoración y expresan con más frecuencias elogios, lo cual aumenta los niveles de orgullo de los trabajadores. Por otra parte, los altos niveles de empatía favorecen que el líder clarifique las metas o brinde feedback cuando percibe que el trabajador no comprende un pedido. En conjunto, estos factores favorecen el clima y la colaboración en el grupo de trabajo.

Quiénes hablaron
Los entrevistados son hombres y mujeres entre 18 y 65 años de las principales ciudades del país (Buenos Aires, Córdoba, Comodoro Rivadavia, Corrientes, Mendoza, Rosario y Tucumán). Se aprecia una diferencia importante, ya que, del total de trabajadores de la muestra que tenían un líder o superior, solo en el 34% de los casos ese líder era una mujer.

Satisfacción
Al comparar los niveles de satisfacción con el líder, se aprecia que, en promedio, los trabajadores se encuentran más satisfechos con las líderes mujeres. Cuando se solicitó a los trabajadores que utilizaran una escala del 1 al 5 para evaluar que tan conforme estaba con su líder, los líderes hombres obtuvieron un puntaje promedio de 3.97, mientras que las líderes mujeres obtuvieron un puntaje promedio de 4.14. En términos de porcentajes, se observó que el 52% de los trabajadores valora positivamente a su líder cuando es mujer, mientras que la cifra se reduce a 43.3% cuando su líder es hombre.

Asimismo, se observó que, en promedio, las líderes mujeres “brindan mayor reconocimiento (elogios, aprobación o valoración) por los resultados de mi trabajo” (39.9% vs. 28.6%), y “por el esfuerzo realizado” (39.9% vs. 28.6%).

Feedback
También puede apreciarse que los trabajadores argentinos se muestran, en promedio, más satisfechos con la “claridad de las metas” y el feedback del líder cuando éste es mujer. En otras palabras, se observó que el 36.2% de los trabajadores está satisfecho con la claridad en las metas que transmite su líder, pero esta cifra se incrementa a un 47.1% cuando su líder es mujer. De la misma forma, el nivel de feedback que reciben es mayor en líderes mujeres (40.4%) que en líderes hombres (33.8%).

 

Pertenencia
Los resultados señalan que las líderes mujeres se asocian a mayores niveles de satisfacción con la organización. Más concretamente, se observó que los trabajadores reportan sentirse más valorados y orgullosos de pertenecer a una organización o empresa cuando su líder es mujer, que cuando es hombre (55.6% vs 44.8%). Estas diferencias desaparecen cuando se analiza el nivel de satisfacción con las compensaciones económicas y no económicas. Por otra parte, los trabajadores con líderes mujeres reportaron sentirse significativamente más felices que quienes tienen líderes hombres (35.2% vs. 28.8).

En relación a los equipos, los trabajadores con líderes mujeres se sienten más satisfechos con el nivel de colaboración de sus compañeros de trabajo (45.3% vs. 35.9%) y el nivel de creatividad logrado por sus equipos (31.3% vs. 27.7%).
No se observaron diferencias en los niveles de satisfacción en relación con la gestión de los recursos y productividad de los equipos entre líderes hombres y mujeres.

Estrés
Sería de esperar que, cuando se alcanza una diferencia importante en la satisfacción de los trabajadores en relación con el estilo de liderazgo propio de la mujer, se encuentren también menores niveles de estrés. Sin embargo, no se observan diferencias en ninguna de las categorías medidas.

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

cinco × 3 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.