¿VACACIONES DE INVIERNO 2020?

Antes o después llegan las vacaciones de invierno ¿2020? Todo es inédito en este año de confinamiento. Resulta raro si hace meses que no salimos de casa

Cecilia Palavecino, Máster en Educación Familiar (IEE)

Después de este tiempo de aprendizaje forzoso, todos necesitamos un respiro.

Los chicos necesitan alejarse de las clases virtuales, las dificultades de conexión, los horarios establecidos.

Los adultos queremos descansar de supervisar tantas responsabilidades, por lo menos, no estar pendientes de las tareas, la participación en clases, conseguir materiales y bajar la cantidad de discusiones que estos temas fueron generando. Por otro lado, los padres seguimos trabajando en casa y las tareas del hogar no tienen vacaciones de invierno.

Con los más chiquitos, ya no tendremos el cine con pochoclo, teatro infantil, Temaikén, la rural ni las gloriosas salidas con los abuelos que nos salvaban en estas circunstancias. Hoy seguimos, 24/7 con los chiquitines y tenemos que generar ideas para reinventar las vacaciones de este año.

Por otro lado, el grupo de los adolescentes, que seguramente podrán dormir más, aflojarse con los horarios, usar pantallas para jugar y no para estudiar, les van a faltar los encuentros con amigos y todo lo que signifique compartir con los pares, desde asados, salidas, fiestas, juegos de Play en una casa, y lo que hacen típicamente a estas edades.

 

Vacaciones, ¿a dónde?

A esto le agrego que no es lo mismo pasar las vacaciones en una casa que en un departamento, y tampoco en todo el país estamos transitando las mismas fases por lo que los permisos para circular también varían.

De todos modos, siempre optamos por mirar el vaso medio lleno, enfocar en positivo, y buscar dentro de nuestro CÍRCULO DE INFLUENCIA (que son todas esas actividades posibles según nuestra realidad) qué podemos hacer con nuestros hijos.

Para eso me gustaría diferenciar los tips en dos grupos, niños y adolescentes.

La casa en “modo vacaciones”

Con los más chicos, seguramente ya están involucrados y presentes. Les dejo algunas ideas para, al menos, cambiar rutinas.

  • Buscarte un horario especial de juego para que esperen con ilusión ese momento.
  • Armar juntos una “caja mágica” con actividades posibles de hacer en tu casa, sean juegos de mesa, rompecabezas, construcciones, juegos al aire libre, etc. La clave acá es que se unirán confeccionando la caja y escribiendo papelitos con la actividad. Si son chiquitos, podés reemplazar las palabras por dibujos hechos por ellos
  • La consigna es “vamos a explorar”. Basta UNA LUPA. La lupa genera magia, no importa el lugar. Si es un departamento, mirá objetos pequeños y compará cuando se agrandan o metete en lugares chiquitos y descubrí qué encontrar. Si tenés a mano la naturaleza, hay infinidad de plantas, bichitos, piedras, lo que quieras.
  • En cuarentena se puede flexibilizar el uso de pantallas, con horario de inicio, fin, con las aplicaciones adecuadas para la edad.
  • Internet es un mundo de posibilidades para que googlees juegos, manualidades, ideas para vacaciones, aprender a cocinar. Hay miles de influencers o instagramers que inundan las redes con ideas. Aprovechalas que están muy buenas y no te rompas la cabeza. Hay alguien que lo pensó por vos.
  • Es un buen momento para relajarse leyendo cuentos, mirar los millones de fotos que habremos sacado con el celular, mirar los videos de cuando eran más chiquitos. Antes nos divertía mirar las fotos de papel, pero sigue teniendo la misma magia y a los chicos les divierte mucho mirarse años atrás.
  • No hay como armar una casita con lo que hay en casa: sábanas, sillas, broches, linternas, almohadas, y un fiestón si hacemos un picnic adentro.

Hay mil sugerencias más. Mi idea es ayudarlos a refrescar la memoria, a motivarse, resetear estos meses y transformarse en papás modo vacaciones.

Modo vacaciones con adolescentes

Con los adolescentes ya no tenemos protagonismo, es más, a estas alturas ya no nos deben querer ni ver. Algunas ideas que te pueden servir:

  • Ahorrá palabras, hablá cortito y sonreí. Vas a ser muy valorado.
  • Tratá de sonreírles más. Ya que no gozamos del mismo prestigio de cuando eran chicos, ahora que no hay colegio quizás sea una buena manera de generar un vínculo positivo.
  • El tema pantallas lo tenemos que flexibilizar porque es el momento de la sociabilidad con los de su edad: redes sociales y espacios virtuales van a estar ¡a full!! Los chicos las conocen mucho y pueden jugar en línea con los amigos, hacer juntadas, fiestas virtuales, ellos saben crear mucho mejor que nosotros.
  • Otra manera de usar las pantallas es armando concursos de Tik Tok, de fotografía, de videos, algunos hacen actuaciones de audios de otras personas y se divierten muchísimo. No hace falta mucho, lo que necesitan es reírse, descontracturarse y no sentirse encerrados.
  • Puede ser que alguno tenga la voluntad de aprender algo que le gusta, desde un instrumento musical, repostería, cómo armar una página web y mil cursos más que aparecieron en este último tiempo y que cuenten con los materiales.
  • Una sola advertencia, que seguramente ya la compartiste con ellos: que por conocer el buen uso de las redes saben qué se puede exponer y qué no, cuál es la intimidad que se quiere compartir y por ningún motivo contacto con extraños.

Vacaciones inolvidables

 

De nuevo, esto no es más que una lluvia de ideas. El marco para desarrollarlas estará dentro de una rutina más flexible, no dislocada, consensuada previamente, armada en familia para que todos se involucren y el ambiente familiar mejore, fluya, y todos podamos pasar unas vacaciones diferentes, con un toque de inolvidables. Estará en cada uno cómo querés que las recuerden.

¡Vale la pena el esfuerzo!!

Foto de entrada: juntada de primos en Montevideo. Ahí las medidas fueron siempre más leves.

 

MÁS NOTAS

Una Respuesta

Dejar un comentario
  1. María Julia Ruz
    Jul 30, 2020 - 03:49 AM

    EXCELENTE nota!!! Gracias!!

    Responder

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

9 − cinco =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.