¿SOÑASTE EL COLEGIO PARA TU HIJO?

Conversaciones difíciles

 

No todos los padres tienen la oportunidad de elegir el colegio para sus hijos. Es un desafío que buscamos cómo transitar con acierto.

 

Lucía Argibay Molina | Orientadora Familiar | luciaargibay@gmail.com | @Luciaargibay

 

L a decisión de elegir el colegio para los  hijos es compleja.  Por eso, buscamos “ayudas” que nos sirvan para pensar, acompañar y acertar cuando llega el momento.

Al pensar en el colegio para nuestros hijos influyen muchos factores. Recordamos nuestra etapa escolar y traemos a la decisión nuestras experiencias; se trata de volver al colegio que tanto quisimos de chicos, o por el contrario, que nuestro hijo tenga lo que nosotros no tuvimos. Si el colegio fue muy estructurado  queremos que tengan el espacio para ser creativos, que puedan pensar críticamente y ser  ciudadanos  protagonistas del siglo XXI. Si el colegio no tenía idiomas y fue una traba en nuestro desarrollo profesional,  que el colegio  le brinde todas las herramientas para que el idioma sea una habilidad y no un escollo.

Si el colegio no tuvo un buen nivel educativo, queremos que ellos lleguen a más.

Pero con la crisis educativa tan presente en los medios, volvemos a preguntarnos  qué será lo más importante a tener en cuenta para un futuro que nos sorprende cada día con sus nuevos avances en los terrenos de la ciencia y la tecnología, y que a su vez se nos imponen en la vida cotidiana en cambios de hábitos, en  costumbres y que reclaman la permanencia de los valores.

De esto trata la charla que tuvimos con Denise N. Gallagher, educadora con muchos años de experiencia y con la dirección de tres colegios bilingües en su haber.

 

SI LOS PADRES ACOMPAÑAMOS LOS PROCESOS
EDUCATIVOS, SUS LOGROS Y SUS DIFICULTADES,
ACEPTANDO TAMBIÉN LAS LIMITACIONES, GRADUALMENTE
VAMOS A RESPETAR SUS FUTURAS DECISIONES

 

SV| En tu opinión, ¿qué deben tener en cuenta los padres al elegir un colegio para sus hijos?
DG| Los padres tienen que tomarse ese tiempo de encuentro y de diálogo para mirarse mutuamente sabiendo que son ellos los primeros y  fundamentales  educadores de sus hijos. La escuela es complementaria y no le sería fácil enseñar lo que los padres no enseñaron en casa.

SV| ¿Qué sería lo que “deben” aprender en casa?
DG| Los padres vamos descubriendo a nuestros hijos poco a poco. Por ejemplo, una habilidad que considero necesaria es la tolerancia a la frustración. Eso no se aprende en la escuela, es una práctica propia del hogar. Del error se aprende, hay que enseñarles a los chicos a aceptar cuando se equivocan. Si los adultos pegamos esos gritos: “¡Ay, otra vez vos!”, no los ayudamos.

En cambio, si ponemos cuidado en cómo los tratamos, ellos aceptan que del error se aprende y no tendrán problema en volver a intentar una y otra vez. Lentamente irán desarrollando una resiliencia, algo intrínseco que se va desplegando en su interior desde que son muy pequeños para poder aceptar un error, una pérdida, un dolor.

Si un chico logra aprender todo esto en el hogar, en la escuela se mueve cómodo y seguro, y el proceso educativo es más placentero. Si los padres acompañamos los procesos educativos, sus logros y sus dificultades, aceptando también las limitaciones, gradualmente vamos a respetar sus futuras decisiones.

SV| ¿Coincidís con esta afirmación: “Si quiero que mis hijos vivan algo tengo que darles ejemplo?
DG| Es mucho más que eso… Enunciar, definir lo que soñamos para nuestros hijos… Expresarlo en ideas concretas: recién entonces, buscar un colegio coherente con esos sueños. Un colegio que comparta los valores que queremos para nuestros hijos. Si ya tenemos un colegio en mente, recomiendo estudiar la misión que quiere transmitir su comunidad educativa.

Estudiar la página web, anuarios, publicaciones en las redes sociales, y ahí ver si las actividades que ese colegio desarrolla reflejan la misión que se propone o no. El reconocido educador David Isaacs decía que la misión de un colegio se refleja en el presupuesto de que se dispone para llevar adelante ese cometido.

 

ENUNCIAR, DEFINIR LO QUE SOÑAMOS PARA
NUESTROS HIJOS … EXPRESARLO EN IDEAS
CONCRETAS: RECIÉN ENTONCES BUSCAR UN COLEGIO
COHERENTE CON ESOS SUEÑOS

 

SV| ¿Se puede elegir un colegio porque está cerca?
DG| El colegio es un lugar donde los chicos socializan y se hacen amigos. La cercanía es un tema de practicidad a tener en cuenta para que las invitaciones o los cumpleaños sean una oportunidad de fortalecer los vínculos que se hacen en el colegio. Si los padres inscriben a sus hijos en un colegio que queda muy lejos del resto de los compañeros, la vida se les va a complicar.

SV| ¿Te parece relevante conocer cómo se resuelven las problemáticas propias del educar a niños y adolescentes?
DG| Los padres pueden preguntar por el código de convivencia del colegio y de qué manera se cumplen las normativas, cómo se  resuelven las situaciones  conflictivas, porque si llegara el momento en que sancionan a su hijo, es muy saludable que el colegio y los padres estén de acuerdo. Si hubiera algo en que los padres no estén de acuerdo, recomiendo hablarlo con la autoridad correspondiente sin mostrar ese desacuerdo o desconfianza delante de los hijos porque sólo les genera inseguridad. Esto es el núcleo de una decisión tan fundamental como elegir el colegio para nuestros niños.

 

MOSTRAR DESACUERDO O DESCONFIANZA DELANTE
DE LOS HIJOS LES GENERA INSEGURIDAD.

 

SV| ¿Qué te parece el tema de la currícula escolar?
DG| La elección de un colegio dependerá de qué queremos para los chicos. Por ejemplo, si nos interesa que aprendan un idioma con fluidez o más de uno. Sugiero al ir a la entrevista preguntar si prepara para exámenes internacionales, cuáles y qué  capacidades desarrollan y para qué habilitan.

Si se tienen en cuenta las inteligencias múltiples a la hora de enseñar. Cómo se transmite el deporte, cuáles son los que se practican. Algunos colegios tienen clubes donde se compite los fines de semana. Saber distinguir el colegio del club es básico.

SV| ¿Cuál es la clave de la educación a futuro?
DG| El gran secreto de la educación a futuro está en la educación de las artes, que permite el desarrollo de la creatividad y en la existencia de espacios (lugar y tiempo) para elegir y para crear.

SV| ¿Cuál es la importancia del jardín de infantes?
DG| Los jardines de infantes fueron creados allá lejos y hace tiempo, y es de lo más moderno que tenemos en educación en la Argentina. Trabajan los hábitos, el “a guardar, a guardar”… y además, las habilidades sociales. Los niños aprenden a compartir con otros, respetar, entender y esto es clave en las salas de jardín pero también en el primer grado.

SV| En este mes de octubre se abren las rematriculaciones  y los padres se replantean si este o aquel es el colegio para sus hijos.
DG| Pensar que un colegio no es para mi hijo es desestimar la capacidad de nuestro hijo. Habría que confiar más en su capacidad de adaptación y  desarrollo. Además, hoy en día, hay diferenciación en las actividades y en el programa.

SV| ¿Qué pasa cuando los chicos tienen problemas con los compañeros?
DG| El colegio debe garantizar el bienestar del alumno  y él se tiene que sentir seguro. Hoy se habla mucho del bullying, aunque es algo que existió siempre. El problema se agrava por todo lo que es cibernético, ese es un bullying más escondido, es más vil, más difícil de descubrir y contener. Los alumnos tienen que saber que los maestros y los directores están mirando y no van a permitir que a un chico se lo acose verbalmente ni físicamente. No se aceptan burlas. Si el colegio se declara antibullying y realiza acciones concretas para que esto no ocurra, ningún chico debiera estar sufriendo o pasándola mal.

Aunque nos duela reconocerlo, miremos los dos lados del bullying, porque puede estar pasándole algo a nuestro hijo, por ejemplo: si él únicamente quiere ser amigo del número uno de la clase, se frustra porque no puede ser amigo de ese y se siente dejado de lado aunque no es tan así.

Los recreos son de lo más peligroso de la convivencia escolar. Pero que los chicos salgan al recreo exige maestras atentas, mirando lo que está pasando. Puede ser la selva y ahí tienen que estar los maestros garantizando seguridad.

SV| ¿Cuál sería el rol ideal de la familia para comprometerse con la educación de sus hijos?
DG| Recomendaría que ambos padres se involucren en desarrollo escolar del hijo. A veces sucede que el padre se ocupa del varón y la madre de la mujer. Está demostrado que el involucramiento del papá en la vida escolar de la hija reditúa muy favorablemente en su desempeño.

Es clave. La mujer necesita la mirada de aprobación de su papá, como también el varón necesita esa misma mirada de su mamá. Esa participación brinda una tranquilidad y satisfacción enorme a los hijos.

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

cinco × uno =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.