¿QUIÉN, CÓMO, CUÁNDO Y DÓNDE?

[Educación sexual]

 

 

María Amalia Caballero | Dra. en Comunicación Pública | direccion@sembrarvalores.org.ar

 

 

D  urante el debate acerca del aborto hubo fuertes críticas a la falta de educación sexual de nuestra población. Entonces, para analizar cuáles son los errores cometidos o las carencias que pudo haber y que llevan a consecuencias tan alejadas de sus objetivos, conversamos con personas que trabajan en esto con seriedad, experiencia y la capacitación adecuada. Tal vez reconociendo errores y trabajando en positivo, se pueda revertir esta realidad.

   El enfoque   
Si bien la ley (de 2006) habla de Educación Sexual Integral (ESI) y circulan los manuales (2008) distribuidos en los colegios por el ministerio de Educación, no siempre hay coincidencia respecto de qué se entiende por ESI.

La diplomatura creada recientemente por la Universidad Austral la define como Educación en la Afectividad y la Sexualidad. Esta “se propone transmitir la responsabilidad que tenemos todos los educadores en conocer con profundidad una educación integral que comprenda a la persona como una unidad bio-psico-espiritual y social”, nos dice la magíster María Dolores Dimier de Vicente,  coordinadora. “El programa propuesto tiene dos ejes principales, la fundamentación y la implementación con un enfoque interdisciplinar que incluye la biología, la antropología, la psicología, la filosofía y l a educación”.

Desde hace 20 años Protege tu Corazón trabaja en decenas de colegios de gestión pública y privada en todo el país. Consultamos a Male Zimmermann, médica y docente en estos programas: “Nuestro enfoque es antropológico; un enfoque realista. Capacitamos a padres y docentes. Hacemos talleres para alumnos y también hay actividades compartidas para padres e hijos”.

Miriam Mitrece de Ialorenzi es directora del Instituto de Ciencias para el Matrimonio y la Familia de la UCA. Ellos dictan estas capacitaciones previamente a que existiera la ley. “En la UCA -nos dice- trabajamos una base antropológica humanista, desde lo biológico, sociológico, psicológico y espiritual. Lo psicológico se relaciona con lo afectivo y lo intelectual”.

Con respecto a los lineamientos curriculares enviados por el ministerio y a la enorme cantidad de capacitaciones dictadas, nos adelanta la causa de este fracaso: “el enfoque viene dado desde la perspectiva de género, es decir, no fue integral. O, mejor dicho, ellos consideran lo integral como lo biológico y cultural. Desde esta perspectiva la sexualidad sería algo que se construye desde las diferentes culturas, y eso es prioritario en la ley y el material con el cual se trabaja. Hay mucha plata invertida desde esa perspectiva, pero no funcionó. El tema centro de todo este material son las diversidades sexuales”.

Desde la perspectiva de
género la sexualidad sería
algo que se construye
desde las diferentes
culturas, y eso es
prioritario en la ley y el
material con el cual se
trabaja.

 

“No se puede negar -agrega- que lo sociocultural influye pero es muy distinto decir que la sexualidad es una construcción social a decir que es un desarrollo de la persona que se da en un determinado contexto. El ser humano vive en una época, un contexto, una familia. No se puede ver un ente aislado, abstracto, si se lo quiere comprender. Es distinto a decir que esa cultura lo determina todo”.

   El método   
El equipo docente de la UCA está formado por especialistas de las distintas áreas que abarca. La diplomatura que ya está en curso tiene un módulo de tres meses -referido a la fundamentación- que es para todos, y otro período de implementación en que los participantes se dividen de acuerdo con el nivel en que les interesa capacitarse: inicial, primario y secundario. Dado que es diferente el modo en que se brinda la educación sexual en los colegios, en los niveles más bajos se da de modo transversal y en secundaria puede tener espacios especialmente dedicados al tema, o puede inclusive ser una  materia.

La psicóloga y licenciada en Ciencias de la Educación Mitrece agrega que “nuestros cursos tenían puntaje para los docentes pero ahora es muy difícil obtenerlos porque no aplicamos la perspectiva de género que avasalla la libertad en la educación y también el consenso que se logra en las distintas comunidades educativas y anula el lugar de los padres como primeros educadores de sus hijos. Si en las palabras lo reconoce, en la práctica lo destruye, dado que ordena desde qué perspectiva se debe brindar”.

La modalidad online con encuentros sincrónicos que podrán seguirse desde cualquier lugar del mundo es la elegida por la Universidad Austral y la magíster Carolina Sánchez Agostini, también coordinadora, comenta que “gracias a esta modalidad, todos los estudiantes podrán interactuar con los docentes sin importar el lugar donde se encuentren. Estamos convencidos de que esto también enriquecerá los debates en las clases, alimentados por el contexto multicultural y las realidades de los distintos países en torno al tema”. Agrega que la “propuesta es que esa formación sea integral, es decir, que abarque todas las dimensiones de la persona: bio-psico-social-espiritual. Comprender a fondo quién es el ser humano, qué necesita para ser feliz, cómo descubre el sentido que tiene su vida, cómo construye su propio proyecto de vida. Por ser una formación personalista y personalizada, luego de comprender los términos generales, apuntamos a comprender cómo es que esto se refleja en la realidad de cada alumno en concreto, ya que esos conceptos generales se vuelven vida en la vida de nuestros alumnos”.

 

COMPRENDER A FONDO QUIEN ES EL SER HUMANO, QUE
NECESITA PARA SER FELIZ, CÓMO DESCUBRE EL SENTIDO QUE
TIENE SU VIDA, CÓMO CONSTRUYE SU PROPIO PROYECTO

 

“En Protege tu Corazón somos un equipo interdisciplinar y trabajamos con metodología  taller  interactiva y creativa que llega tanto a la cabeza como al corazón. No hacemos capacitaciones  individuales, aunque yo hago también asesoría en fertilidad”, agrega Zimmermann.

   El debate   
Nos preguntamos si este debate sobre el aborto en el que se habló tanto de educación sexual y prevención nos deja algo especial, algo para pensar respecto de cómo vienen trabajando, de cómo deberían trabajar, de cómo deberían trabajar.

Miriam adelanta su preocupación en torno al artículo 5° de la ley vigente que abre un espacio de libertad, puesto que dice que la ESI debe darse en consonancia con el ideario y los consensos logrados en la comunidad educativa. Pero “entre los proyectos de ley que se manejaron en el debate de Diputados está el presentado por el diputado Martín Lousteau que, entre otros, propone que este
artículo que sea derogado”. Espera que “crezca la demanda en capacitación; ahora que llegamos a esta situación comprendemos mejor la importancia que tiene.”

“Es relevante -agrega Dimier-, porque está íntimamente vinculado con la felicidad, con la manera de relacionarnos con los demás, y cómo poder elaborar y llevar adelante un proyecto vital que oriente el sentido de la propia vida, y encamine a la autorrealización. Considero que siendo tal la  importancia del tema, exige un conocimiento profundo y muy actual, tanto para los padres, como  parte de su compromiso familiar, como para los docentes.”

También Carolina Sánchez Agostini anhela que este debate impulse a todos los educadores a interesarse por la educación en la afectividad y la sexualidad. “Es un tipo de formación que tiene una mayor eficacia cuanto más positivo es el vínculo alumno-educador. Se trata entonces de  comprender el qué y el cómo, fundamentado en un por qué y un para qué”, concluye.

Fuentes

austral.edu.ar,
uca.edu.ar,
protegetucorazon.com.ar,
gruposolido.org

Queremos seguir informando acerca de programas que faciliten la capacitación en Educación Sexual Integral acorde con una visión humanista. Pasanos el contacto de los que vos conocés o participás

×

 

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

6 + nueve =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.