¿Qué aporta la maternidad a la profesión?

 

¿Qué es la maternidad?,  ¿Hay un propósito profesional afuera de la maternidad? La mujer quiere las dos cosas y es legítimo. “Empoderamos a la mujer para que la empresa se adapte”, afirman de Nevares y de Velazco.

 

Entrevista: Cecilia de Nevares y Teresita de Velazco

 

Entrevistaron Clara Naón, Orientadora familiar claranaon@gmail.com y María Amalia Caballero, Dra en Comunicación Pública direccion@sembrarvalores.org.ar

Editó María Lescano, periodista.

 

E l día soleado y la oficina muy “maternity” especialmente decorada por Cecilia y Teresita.

Al saludarnos, nos aclaran que sus apellidos de solteras incluyen el “de”, que no están usando el de sus maridos. Es un comentario, así al pasar, con un toque de humor al empezar a hablar de maternidad, profesión, mujer.

 

Teresita de Velazco arranca con la presentación:

Cecilia y yo trabajábamos juntas en el área de Recursos Humanos en una empresa importante que reconoce muchos beneficios para las mujeres madres. Entre ellos, la posibilidad de “volver” al trabajo con tu bebe porque tienen una buena guardería.

En nuestro contacto con las empleadas, veíamos que  las madres  sufrían el desapego, el desenganche, y era frecuente que surgiera una duda respecto del propósito, esto de ¿qué hago?, ¿para qué lo hago?

Venían a hablar con nosotras porque éramos madres, porque estábamos en recursos humanos y todo se iba dando naturalmente. Cuando nos fuimos de la compañía para poner nuestra propia consultora, muchas mujeres profesionales, venían a consultarnos como instructoras sobre el tema de la maternidad. Mujeres profesionales que ahora eran madres y se preguntaban: ¿quién soy yo?, quiero trabajar, ¿cómo lo concilio? No tenemos una referencia porque mirando para atrás: “mi mamá no trabajaba o sí”, no sé cómo es esto de desafiar el modelo y ahí empezamos a darnos cuenta que había una necesidad muy grande de poner este tema sobre la mesa, de conversarlo.

 

 SV: ¿Cómo resuelven especializarse?

TV: Nuestra consultora arrancó dando servicio en otros procesos, reclutamiento, entrenamiento, y esto fue surgiendo sobre una necesidad que vimos en el mercado, una tendencia que todavía no está instalada en Argentina como lo está en Europa o en Australia –donde fuimos completando nuestra formación- entonces pensamos: por qué no arrancar este programa que resulta muy necesario en las mujeres.

Sobre todo porque ahora hay temas que surgen a partir de la exigencia de las casas matrices de las corporaciones internacionales que requieren cupos de mujeres en la alta dirección y “como una moda” se habla sobre género, sobre cupos, sobre  inclusión.

Mamá y papá la inclusión

SV: Es algo más que una moda, ustedes, ¿cómo lo ven?

TV: En realidad el quiebre más grande de una mujer es la maternidad porque, más allá de lo que cada una siente entre la profesión y la maternidad, sabe que comienza a hacer frente a un montón de cuestiones culturales como que el hombre es proveedor y la madre se queda en la casa, entonces nuestra generación se encuentra desafiando modelos que no vivimos.

 SV: ¿Y cuál es el papel del papá?

CN: El programa lo enfocamos en paternity coaching, porque al ocupar nuevos espacios la mujer, el hombre también logra sus nuevos espacios. Hoy el hombre quiere llevar los hijos al colegio, no se pierde ni un acto, le cambia los pañales, es todo más compartido. Se genera un nuevo modelo de crianza, un nuevo modelo profesional. Lo que pasa es que en Argentina todavía nos queda tanto camino por recorrer en cuanto a diversidad e inclusión que la mujer termina siendo materia de diversidad e inclusión. Por eso empezamos por lo que es maternity.

Además, el varón también se cuestiona el ¿quién soy? Cada vez las compañías están dando más días de licencia por paternidad y algunos se pregunta ¿qué hago?, ¿debo o no tomarlas? De hecho, hay empresas que tuvieron que hacerlas obligatorias porque el varón necesita aprender a ser esposo, compañero y padre más allá de lo que juzgue el propio equipo de trabajo.

SV: Volvamos a la mujer, ¿Cómo surge el interés por la reincorporación a la Empresa?

CN: Creemos que, al estar postergada la maternidad, las compañías otorgan más beneficios, para no perder el talento femenino desarrollado por estas mujeres que quedan embarazadas después de una importante experiencia. Por ejemplo, algunas empresas preparan un soft landing para ese regreso. Hacen que la reincorporación sea gradual en cuanto a horarios, ayudan a que durante esos meses se siga especializando para que pueda crecer dentro de la compañía y, a la vez, compensar y balancear su vida laboral con la personal, por eso hay nuevos y variados beneficios para las mujeres.

SV: Muchas veces la reticencia a tomar estos beneficios tiene que ver con la relación en el equipo de trabajo, incluso con el superior inmediato, ¿tienen alguna previsión respecto de estas situaciones?

CN: Nuestro programa apunta no sólo a acompañar a esta mujer sino también al jefe, al equipo, a cómo recibe a esa mujer que vuelve, proponemos un acompañamiento previo a la licencia, ¿cómo vas a organizarte?, ¿qué te genera irte tres meses?, a muchas les da miedo y dicen:

-”no voy y cuando vuelva, van a haber tomado mis proyectos” o

-“yo que era súper profesional y no me conozco en este rol”.

Así que trabajamos con ellas y con el jefe y, si el jefe es hombre, necesita más ayuda para resolver cómo puede acompañar a esta mujer que está volviendo.

También, durante la licencia, es ella quien puede tomar la decisión de si quiere seguir conectada o no.

Tratamos de generar conversaciones entre las partes, porque se está yendo mínimo tres meses.

Capacitación valorada

SV: Puestos a reconocer, la mujer con la maternidad, adquiere una capacitación que no suele ser valorada. ¿Ven alguna ganancia para las organizaciones en la experiencia de las mujeres madres, cuáles serían?

TV: Empecemos porque la maternidad es una experiencia vivencial, nadie te lo contó, no lo leíste en un libro, sino que lo viviste.

En la maternidad desarrollás nuevas competencias que no las estabas desplegando en tu ámbito laboral. Entonces, lo primero que tenemos que hacer es poner a la mujer en el centro y que ella misma vaya reconociendo esas competencias.

Manejar varias áreas en simultáneo, tener prioridades, tomar decisiones, estimular a una persona que depende de vos, alentarlo, cuidarlo, escucharlo. Y delegar también al cuidado de su hijo en otra persona. Pensamos que es una experiencia súper transformacional en la vida de cualquier ser humano, en la mujer como en el hombre la paternidad.

Se desarrollan tantas habilidades transformacionales, que viviste en el cuerpo, se encarna, nadie te lo contó. Por eso lo primero es una invitación a mirarse y que cada una reconozca qué es lo que le trajo la maternidad, más allá de la evidencia del sueño y el cansancio. Quizás convendrá definir qué conversaciones conviene tener en tu ámbito profesional o aprender cómo decir que no.

Es un momento en que se empiezan a poner en juego muchas emociones: la alegría se mezcla con el miedo, la tristeza, ante el: “pierdo esta posición porque estoy acá con mi nido”.

SV: Junto a esas emociones están las otras, ¿por qué cuesta tanto dejar al bebé?

TN: El desapego cuesta, tengo que dejar mi bebé con otra persona, entonces hay que aprender a desarrollar lo que es la confianza y,  “¿cómo soy confiando?”, ¿qué características necesita tener la otra persona para que pueda darle yo mi confianza?”.  Para este “pase”, hay que tomarse tiempo, necesito probar antes a la persona, convivir, conocerla, ir delegando de a poco, porque la confianza la trae el tiempo, se construye.

En este caso, no es una cuestión de currículum, sino que se trata de observar lo vincular “fíjate cómo lo agarra, cómo está la bebita cuando está con ella, como la pone a upa, los chicos son termómetros. Ellos te van a decir si es la persona apropiada o no”.

Volver 

SV: Llegado el momento de la reincorporación, hay situaciones de lo más variadas.

CV: Las empresas que hablan de este tema y le dan cabida son las más avanzadas, aquellas a las que les importa la diversidad. Lo que se busca es dejar de ver a los empleados como un número y volver a la individualidad de cada uno. Trabajamos mucho con las mujeres para que no esperen que el otro adivine lo que ella necesita y para que ella pueda pedirlo. “Vos tenés que hablar, vos tenés que pedir, vos tenés que explicar, porque el otro no dimensiona cuáles son tus necesidades si vos no las comunicás”.

A veces pensamos que del otro lado está el no, sin embargo o justo por eso, hay que abrir el espacio de conversación, “te vas a encontrar con respuestas que no te imaginabas”. 

Nosotras buscamos naturalizar este proceso y que haya espacio para la conversación, “hablá de lo que te pasa”. A veces no hablar trae más frustraciones, hablá en tu ámbito laboral y también en el familiar.

SV: Para plantear estas conversaciones, ¿se puede aprovechar la formación y experiencia profesional?

TN: Es el momento de hacer un ejercicio muy frecuente en las empresas que consiste en plantearse cuáles son mis socios  importantes. Para la mamá reciente, los aliados más cercanos suelen ser, su mamá, el marido, la señora que está en su casa, la red de apoyo familiar o de amigos, algunos proveedores. Nosotros buscamos empoderar a las personas y para esto ayudar a hacerse conscientes de todo lo que tienen tanto lo natural como lo adquirido.

Mamá al directorio

SV: Si la empresa quiere tener mamás en el directorio, ¿necesita cambiar su estructura?

TN: Las compañías de a poquito van cambiando en cuanto a la presencia de las mujeres en el directorio, ya sea, porque viene bajado de casa matriz el que haya que tener tal porcentaje de mujeres o porque realmente creen en el valor de la presencia femenina en un comité gerencial o directorio.

Todo esto lleva años, significa romper con muchos parámetros culturales, entonces surge, a veces, la opción de los cupos para forzar algo que si no, no se daría por más que se sepa que es valioso. Es una evolución en que la Argentina está desfasada.

A la vez, mucha gente se pone su propio techo, elige llegar a determinado nivel y que la empresa no sea su vida. Uno está eligiendo, este trabajo, estas condiciones, este nivel de vida, cada uno es el protagonista de su vida.

“Fíjate lo que querés para tu vida”. “Hacete cargo de las elecciones que vas tomando”.

En definitiva, el trabajo es algo lindo, dignifica, no tiene por qué ser sufrimiento.

SV: ¿Hay algo quieren contarnos y que no les hemos preguntado?

CV: Me gustaría agregar que trabajamos con mujeres que atravesaron el puerperio, que tuvieron una transformación biológica y que eso trae consecuencia. Hoy empezamos por acá porque pensamos que es el camino que tenemos que transitar. Tenemos a la persona como centro. 

Maternity Coaching Ig Hirepartners

Cecilia de Nevares y Teresita de Velazco

Tienen tres hijos cada una y las edades son similares, entre 5 a 9 años.
Estudiaron Recursos Humanos en la Universidad del Salvador
Se conocieron trabajando en el área de Recursos Humanos de una conocida compañía. Se hicieron amigas al compartir la guardería de sus hijos en la misma empresa.
Después crearon la consultora “Hirepartners”, que naturalmente fue derivando en maternity coaching.

×

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

15 + once =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.