PREPARADOS PARA LOS DESAFÍOS

H  ace dos meses que transitamos el 2019.

En esta primera reflexión del año, en lugar de proyectos -que es lo habitual hacer cuando empezamos un ciclo nuevo-, vamos a hablar de desafíos.

Será un año desafiante para el país. Depositar confianza en una persona capaz de liderar a la Argentina y llevarla por el camino del bien, de la prosperidad, del crecimiento, del consenso, de la confianza y del amor, no es fácil. Hay que hacerlo. Sean solo conscientes de cuánto vale el apoyo que cada quien le da a un candidato determinado.

Un año desafiante para la educación de nuestros hijos. Formarlos en un contexto hostil donde hay menos tiempo disponible para los momentos de encuentro, estímulos digitales que dificultan las actividades al aire libre e impaciencia por tenerlo todo “ahora”. No bajen los brazos, no se den por vencidos. Se puede (y se debe) apostar por una educación que contemple los NO, los límites y la renuncia del adulto para mirar a los ojos a los chicos y dedicarles tiempo de calidad.

Para las familias también hay desafíos. Hay desafíos para quienes están en pareja y dudan en formalizar el vínculo, para quienes acaban de casarse -porque parece que ya no se usa- y para los que llevan muchos años casados, ya que aquí el desafío es comprender qué es el amor maduro y sostenerlo. Todo eso es normal, solo hay que marcar un rumbo, trazar el camino y seguirlo. En los desafíos se aprende pero, sobre todo, se crece.

Tarde o temprano se supera la incertidumbre de lo nuevo, lo difícil y lo desconocido… Merece la pena la satisfacción que se siente después de lograrlo. No tengan miedo

 

Arantxa Escribano
Periodista
Vicepresidente de Sembrar Valores
Asociación Civil
@aranzs

MÁS NOTAS

Comentarios cerrados

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.