Otro virus al acecho

Cuarentena, encierro, aburrimiento, hay otro virus al acecho: la pornografía y, específicamente, la pornografía infantil y entre chicos pero: “de eso no se habla”.

 

María Amalia Caballero. Dra. Comunicación Pública – dirección@sembrarvalores.org.ar

 

D  e eso no se habla dice el Lic. Patricio Videla al inicio del webinario acerca de pornografía infantil, el virus al acecho, del cual no se habla.

 

 

En estos meses de cuarentena estamos aprendiendo mucho a través de distintos medios y tecnologías. Se agradece sinceramente esta oportunidad de aprender y compartir. Participamos de su webinario y tuvimos oportunidad de acercar algunas preguntas para compartir en Sembrar Valores.

 

¿De eso no se habla?

Bueno, como de eso no se habla, el virus de la pornografía infantil y especialmente entre chicos viene avanzando y creciendo a pasos agigantados.

¿Cuántos ingresos diarios pensás que puede tener una página de pornografía? El dato de Pornohub es 115 millones de visitas diarias.

¿Qué edad pensás que tienen sus visitantes? La edad promedio bajó a 11 años. Si 11 años es un promedio, significa que hay chicos de nueve o incluso menores accediendo a pornografía.

 

De la preocupación a la ocupación

La visión de Patricio Videla es, como siempre positiva y, si el dato asusta, nos advierte: como padres y educadores, no puede paralizarnos.

El webinar tuvo una audiencia creciente de unas mil personas pero, ¿Qué nos dice esta audiencia tan numerosa? se pregunta el Director ejecutivo de Grupo Sólido que trabaja en unión con Integralis.

Significa que la preocupación es grande, aunque de eso no se habla, insiste. Sin embargo, también es notable la forma en que hemos naturalizado esta práctica.

Se trata de brindar una educación integral, recuperar la palabra y considerar a la persona en todas sus dimensiones.

 

Invasión

La invasión de material pornográfico que ni siquiera pedimos pero aparece en un click equivocado, en una reunión semi abierta, cambia el escenario en que educamos y los cambios son muy rápidos. El primer teléfono inteligente, Iphone en poco más de diez años revolucionó el mundo.

 

Consumo de pornografía

Con información adecuada, podemos tomar mejores decisiones y también estar alertas, en este tema en concreto acerca de cuáles son los riesgos y consecuencias del consumo de pornografía.

Videla destaca tres riesgos principales con fundamentación científica y experiencia social.

En primer lugar menciona el individuo en su cerebro. El consumo de pornografía activa resulta un híper estímulo artificial de dopamina en cantidades poco habituales la cual genera una sensación de bienestar y placer que resulta una motivación y avidez, que lleva a querer y necesitar más.

La mayor liberación de dopamina se va convirtiendo en una compensación diaria. Pero, ¿cuál es el peligro? El consumo reiterado produce cambios neuro plásticos que van desarrollando niveles de tolerancia, que pueden terminar en adicción, El estímulo es fuerte y “hay que” pasar a más frecuencia e intensidad.

El individuo entra en una pendiente resbaladiza del temporal al periódico de allí al adictivo.

 

¿Cuál sería la recomendación?

Evaluar en qué medida afecta su calidad de vida. ¿Dejo de salir, de estudiar, me vuelvo antes porque siento la necesidad de responder a esta demanda?

Es difícil alcanzar la toma de control del sistema de recompensa. Desde la “muy softPlayboy de hace años a algo cada vez más duro, más crudo e incluso violento. Hay de todo, agrega, hasta violaciones.

El peligro es para el cerebro es mayor a edades tempranas debido a su la plasticidad y a la fragilidad de la estructura psíquica, la falta de capacidad para distinguir fantasía de realidad. Todo esto nos hace más vulnerables.

Hay otro agravante con respecto a otras adicciones y es que la imagen en ausencia permanece, no se elimina tan rápido como un producto químico. Por este motivo es tan necesario prevenir respecto del acceso a estas imágenes fuertes que quedan dando vueltas en el cerebro.

 

Impacto personal

A su vez y, apoyándose en Fight the new drug, nos remite a cuatro impactos negativos que tiene, en las personas y, principalmente, en niños y adolescentes.

  1. Aumenta la inseguridad respecto del aspecto físico, generando una autaoestima baja y mayor presión para producir sus propios videos sex, esto lleva a su vez a dos peligros muy presentes las sextorsión y el pornoviazgo. En el varón lleva a la preocupación respecto del tamaño de su pene o la duración de su erección. Te frustra o paraliza.
  2. Claramente estas situaciones se asocian a una mayor dificultad para el desempeño sexual. Hoy se observa disfunción eréctil en menores de 40 años que los estudios vinculan con la pornografía
  3. Objetivación de las mujeres, cosificación. El 88% de las películas pornográficas contiene violencia contra la mujer y, casi siempre, la respuesta es el placer. Se normaliza y se vuelve sexi por placer.
  4. Y, la erotización de la violencia, convirtiendo esta adicción en algo más peligroso y más violento. Incluso en la intimidad de parejas estables se da que las relaciones violentas se consideren sexy. Se vive la sexualidad como una dinámica violenta.

 

Impacto social

También hay que considerar que todo esto tiene un impacto social importante.

La mencionada Pronohub genera 13 billones de dólares anuales. Pornhub tuvo en promedio 115 millones de visitas diarias en 2019 es como si Canadá, Polonia y Holanda se metieran todos los días al mismo sitio. Además hay 169 años de contenido nuevo cargado a esta plataforma el año pasado… fenómeno grande y universal.

Para dimensionar la magnitud del fenómeno y conectarlo con el tráfico y trata de personas. Hoy hay más esclavos que en la época de la colonia. No todos son esclavos sexuales pero son una parte importante. Desde el Departamento de Justicia de USA confirman que la ponografía es impulsor de este tráfico.

El consumidor no se da cuenta porque no lo puede distinguir, la violencia y abuso que ve en la pantalla no son actuadas, son reales se ejerce sobre la mujer. El espectador no puede distinguir cuál es la actuada y cuál la real. Las plataformas muestran la versión “glam” pero la realidad es que hay miles de chicas forzadas.

Tal vez valga la pena mencionar “Hotgirls wanted” que convoca a chicas jóvenes en ambientas sanos normales que son captadas para un trabajo de modelaje… se van metiendo en la porno por contratos que les hacen y que como son chicas, ni miran, y después dicen por ejemplo “no sabía si podía decir que no”, existen muchas formas de manipulación.

 

Educación

Nos encontramos educando a una generación, la primera que llega a la iniciación sexual, sin la seducción del misterio, porque ya han visto todo, incluso algunos acceden con la visión deformada que les ofrece la pornografía.

 

Patricio Videla nos propone un ejercicio:

¿Cuál es mi visión de la pornografía?, ¿acepto o rechazo?

¿Cuál fue mi primera experiencia?

Si lo rechazo desde dónde y cómo.

¿Cómo me siento cuál es mi visión a este fenómeno o mi mirada de chico que consumen pornografía? Es moralizante, de compasión, me sale juzgar, ayudar, o, simplemente, es algo que siento que se me va de las manos.

¿Hablo? si – no, ¿por qué?

Si mi actitud es de rechazo por intuición… que es una reacción bastante frecuente, advierto que necesitamos formarnos para acompañar de la mejor manera. Sin esta preparación quedamos afuera del tiempo

A cada uno,  toca hacer un trabajo de discernimiento personal.

 

Educación sexual

Un primer paso tenemos que darlo dentro de la propia pareja y hablar, porque seguramente tendremos, distintas opiniones, distintas valoraciones, hablar entre educadores y con los hijos.

Seguramente necesitamos formarnos, para profundizar y no quedarnos solo con lo intuitivo o con nuestra experiencia personal

Aquí, Videla recomienda a Carolina Lupo pornografía 2.0.

Es indispensable brindar a los hijos una educación sexual integral auténtica asumida por un lado de la sociedad pero necesitamos reapropiarnos del término, con una mirada holística y completa de las personas. Sexualidad y afectividad conectadas. ¿Cómo mi cuerpo va a estar disociado de mis sentimientos, decisiones y proyecto de vida?

En esta época neo romántica, el mandato es: si lo sentís, hacelo. Y tenemos tantas balsas a la deriva. Por eso hace falta una mirada integral donde los sentimientos llevan a hablar de razón, donde se dan como binomios libertad – responsabilidad, compromiso – deseo  ganas – decisión.

En algún momento del interesante webinar nos metía presión debido a la importancia de llegar a tiempo, hablar antes de los 11. Asumamos que hay menores de 10 consumiendo.

consultas a info@gruposolido.org

 

 

MITOS

¿Ayuda?
La pornografía sirve para saber más de sexo y mejoro la educación sexual.

¿A qué precio?
Y es real o manipulada respecto de la verdadera educación sexual. Aun si fuera útil, es necesario advertir que está liderada por estudiosos cuyo fin es seguir generando esta necesidad, el objetivo es adictivo con pantalla y en persona.
La respuesta es NO, es sexualidad manipulada.

¿Verla juntos?
Vemos juntos porque da más intensidad a la pareja. La respuesta es que, es inversamente proporcional, aumenta si se consume, la comparación de lo virtual a lo real y físico genera frustraciones.

No hago mal a nadie
El gran mito. La paso bien y no le hago mal a nadie. El primer daño es a uno mismo, debido a la insensibilidad ante la belleza real de las personas, afecta mi percepción de la vida íntima y erotizo la violencia.

Alimento el tráfico y trata
Aunque estoy solo viendo gratis, alimento la industria porque genero una demanda a la que siempre están atentos los “vendedores”. Si busco asiáticas menores de edad habrá alguien que genere el negocio

No existe el acto sin consecuencias

 

×

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

9 + 5 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.