NO TODO ES GANAR

[Nelly Giscafré]

 

Nelly Giscafré, psicóloga deportiva del Cenard, conoce el mundo del deporte desde adentro y quiere recordarles a los padres cuánto pueden ayudar a sus hijos.

 

Lucía Argibay Molina | Orientadora Familiar | luciaargibay@gmail.com | @Luciaargibay

 

P ocas personas conocen la relevancia de la actual psicóloga deportiva del Cenard. Ella bautizó al seleccionado femenino de hockey como “Las Leonas”, cuando estaban en Australia.

Sabe mucho acerca del impacto que el deporte produce en las familias y en los chicos. En el fondo, espera de los padres madurez, que sepan ser padres al acompañar a sus hijos en la práctica deportiva. Y, justamente de eso hablamos hoy.

SV| ¿Qué virtudes destacarías del deporte?
NG| El deporte significa calidad de vida y transmite valores. Considero que iguala como muy pocas cosas en la vida. ¿Por qué? Porque cuando practicás un deporte, todos tienen que cumplir las mismas reglas y tienen que esforzarse para obtener resultados. Además, el deporte abre oportunidades.

SV| ¿Cuál sería el rol de los padres de los deportistas?
NG| Si bien considero la importancia que tiene el rol de los padres en el desarrollo deportivo de los chicos, en mi experiencia puedo decir que reconozco tres tipos de padres:

1) Padres fans: Son fanáticos de sus hijos, no les ponen ningún límite y, es más, se vuelven esclavos de sus hijos.

2) Padres híper-exigentes: Los que pretenden que sus hijos sean lo que ellos desearían pero que no coincide con lo que los chicos pueden o quieren ser. Les ponen objetivos, muchas veces, imposibles de alcanzar.

3) Padres comprensivos: Son los padres que, simplemente, se ocupan de ser padres.

 

Ese rol que nadie más puede cumplir. André Agassi dijo un día: “¡Yo no preciso un entrenador, necesito un papá!” Y así, los chicos que practican deporten necesitan unos padres que los acompañen, que estén para escucharlos, no para exigir más de lo que pueden dar. Un papá o una mamá que disfrute del deporte, que se contagie de la pasión de su hijo de una manera natural. Un padre que ame a su hijo como es, con ese amor a prueba de todo que es el amor incondicional. Hacerles compañía, escuchar sus dudas, darles consejos, poner el hombro, saber alejarse oportunamente en un momento dado.

SV| Cuando las cosas no son como se pensaron, ¿cuál es el rol, cómo debería ser la actitud de los padres frente a las frustraciones?
NG| La tolerancia a la frustración es una de las cualidades del campeón. Aprender a tolerar la frustración para la vida es fundamental. Seguramente esos padres se han frustrado muchísimo en su vidas pero no quieren que sus hijos se frustren. Lo cual es un error. Lo único que logran es que los chicos no sólo no toleren la frustración sino que enseguida bajen los brazos y dejen el deporte.

El padre tiene que ayudar al hijo a aguantar frustraciones que siempre se presentan en la práctica de un deporte. Las frustraciones bien toleradas son grandes maestras. En el camino de la vida, uno va pasando obstáculos y en ese caminar te vas fortaleciendo, descubriendo capacidades que no sabías que tenías y así, de a poco, te vas sintiendo más seguro de vos mismo.

 

CUANDO PRACTICÁS UN DEPORTE, TODOS TIENEN
QUE CUMPLIR LAS MISMAS REGLAS Y TIENEN QUE
ESFORZARSE PARA OBTENER RESULTADOS

 

SV| Entonces, ni fans ni frustrados…
NG| Lo que yo les pido a los padres es que tengan una actitud realista respecto de sus hijos y sus capacidades, contemplar la propia historia con sus aciertos y errores. Cuando les mostramos una vida de Disney, donde no existen las frustraciones, no existe el dolor, no preparamos a nuestros hijos para la vida.

Hay que dejar que se expongan a la vida y ofrecerles escucha para que se desahoguen, un hombro para consolarlos y un abrazo para que se sientan acompañados.

Es más, los padres tienen que ayudar a los hijos a frustrarse bien, en el sentido de decirles: ¡esta es la vida! De esto se trata vivir. En el deporte existe ganar y perder.

 

SV| No todo es ganar…
NG| Algunos padres les dicen a sus chicos que sólo existe ganar: ¡no es verdad! Existe ganar y perder como también existe el día y existe la noche, existen las satisfacciones y frustraciones. Pero insisto: los padres podemos ayudar muchísimo a que nuestros hijos saquen aprendizajes de las cosas negativas que son parte de algo tan lindo como es el deporte.

 

Bio

•  Encargada del servicio de Psicología del Deporte del Cenard, psicóloga de Las Leonas. •  Fundadora de la Asociación de Psicología del Deporte de Argentina.
•  Profesora titular de Psicología del Deporte en UB.
•  Coach ontológica en Newfield.

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

16 − cinco =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.