MI HIJO TIENE NECESIDADES ESPECIALES

Bebes

 

[Lactancia materna]

 

Gracias a los estudios prenatales, podemos conocer si nuestro hijo llegará con algunas necesidades especiales. Así, podemos prepararnos para cubrirlas mejor desde el primer momento.

 

Stella Maris Lorato | Puericultora | stellalorato@gmail.com

 

L a mayoría de los padres saben, antes de que nazca, si su bebé tiene  síndrome de Down u otros que pueden afectar su modo de amamantar.

Esto les permite ir preparándose e informándose de cuáles son las necesidades especiales de su bebé.

Como ningún bebé es igual a otro, es necesario evaluar a cada uno. Entre los bebés que tienen síndrome de Down, se encuentran tres características que pueden dificultar la lactancia materna:

Glosoptosis: la lengua suele caer hacia atrás y dificulta la succión.

Macroglosia: la lengua es más grande y se complica la coordinación entre succión y deglución.

Hipotonía: falta de tonicidad en los músculos de todo el cuerpo. Bebés que tienden a deslizarse de nuestras manos.

Cómo actuar
La llegada de un niño con necesidades especiales suele ser un shock para los padres, aun para quienes están preparados con información previa, por su disposición y su actitud. El equipo de salud reúne todo
lo necesario para acompañar a los padres y para brindar los cuidados específicos desde la neonatología.

Es frecuente que el síndrome de Down tenga asociada otra patología que pueda interferir en la lactancia materna y en el desarrollo del niño en mayor o menor grado.

Si el deseo de la mamá es darle a su bebé su leche, la acompañaremos en ayudar a estimular sus pechos, de forma manual o con sacaleche, simulando la succión de su bebé. Así podrá suministrar su leche como
el equipo de salud lo disponga.

 

La llegada de un niño con
necesidades especiales
suele ser un shock para los
padres; aun para quienes
están preparados con
información previa, por su
disposición y actitud

 

 

Una ayuda más
Si bien conocemos la lactancia materna como el mejor regalo para los bebés, podemos encontrar aun más beneficios para aquellos con síndrome de Down.

Amamantar los ayuda a fortalecer los músculos faciales
y a la estabilidad de la mandíbula.
Mejora la coordinación de la lengua que -con el
tiempo- facilitará el habla.
Perfecciona la vinculación.
Protege contra infecciones respiratorias y digestivas
a las que son más propensos.

Algunas ideas para amamantar
Los bebés con síndrome de Down suelen ser más somnolientos en las primeras semanas de vida; es bueno estimularlos para que puedan prenderse al pecho y consigan mamar lo que necesiten.

Mientras, la mamá necesita acompañamiento para reconocer a su bebé en contacto piel a piel, para darle calor y disfrutar -cuando pueda- de amamantar, porque sabe que su leche le va a aportar todos los nutrientes y vitaminas que su hijo necesita.

Si el bebé tiene mucha dificultad para extraer la leche del pecho, se puede estimular los pechos con sacaleche para que haya un mejor flujo y realizar masajes en la zona oro-facial, para estimular los reflejos de búsqueda y succión.

Para los bebés hipotónicos, casos donde se hace más difícil succionar y mantener el apoyo necesario al pecho, hay dos posiciones: E-dancer y Caballito.

 

E-Dancer
Se sostiene al bebé con el brazo opuesto al que se le ofrece el pecho.

Con la mano del lado del pecho que se le ofrece se sitúa el dedo pulgar en un lado del pecho, por debajo de la palma el índice apuntando hacia fuera, y los tres dedos en el otro lado del pecho.

Utilizando el dedo índice para apoyar la mandíbula inferior del bebé mientras succiona.

Posición de Caballito
En esta posición el bebé está sentado sobre las piernas de su mamá. Se sostiene la nuca del bebé con la misma mano del pecho que se le ofrece y la otra sostiene el cuerpo del bebé.

Esta posición es poco frecuente, pero puede ser muy útil para bebés con dificultades para fijar el pecho.

 

Método Canguro
El Método Madre Canguro es un sistema de cuidados para el bebé prematuro o de bajo peso al nacer, estandarizado y protocolizado, basado en el contacto piel a piel, entre el bebé prematuro, la mamá y el papá o cuidador, que busca transferirles gradualmente la capacidad y responsabilidad de ser los cuidadores primarios de sus hijos.

Los componentes son:
Contacto piel a piel entre el pecho de la mamá y el bebé, 24 horas al día, en estricta posición vertical.
Lactancia materna exclusiva siempre que sea posible.
Si autorizan estar fuera de la neonatología, salida temprana en posición Canguro, con estricto seguimiento ambulatorio.

Cuando se realiza la práctica del método Canguro se debe cumplir los requerimientos de la unidad de cuidados intensivos. Tratando de separar lo mínimo posible al bebé de su mamá.

Ventajas
Mejor termorregulación
Menos infecciones
Acelera la adaptación metabólica de los prematuros
Reduce la estancia hospitalaria
Reduce los episodios de apnea
Mayor supervivencia e n países e n vías de desarrollo
Facilita la lactancia materna
Aumenta la confianza de las madres en el cuidado de sus hijos

Cuando se coloca al bebé prematuro desnudo sobre el pecho de su mamá, se estimula el recuerdo de estar dentro del útero materno (el latido de su mamá, su voz, su calor); esto lo tranquiliza y regula sus propios latidos y su respiración.

El contacto es íntimo y muy emotivo, se favorecen los lazos afectivos. La mamá se siente motivada y segura, así comienza la estimulación somato-sensorial.

LA PRIORIDAD ES QUE TU HIJOS CREZCA
BIEN ALIMENTADO, FELIZ, CON EL AMOS QUE
LOS PADRES Y FAMILIARES LE BRINDEN.

 

El bebé prolonga sus períodos de reposo y alerta reposada, llora menos, su sueño es profundo y tiene menos actividad muscular, de  este modo se favorece la maduración y la ganancia de peso. Las madres se hacen más participes en el cuidado de su hijo prematuro.

Mientras el método sea tolerado por el binomio madre-hijo, la  posibilidad de practicar el método se debe ofrecer a todas las mamás  con bebés prematuros. También puede practicar el método Canguro el  padre u otro familiar que la mamá indique.

Por su parte, la unidad neonatal debe adoptar una política de puertas  abiertas, ofrecer una silla cómoda y la información adecuada sobre el  MMC, debe incorporar un protocolo de lactancia materna y de MMC  en prematuros.

Alimentación del prematuro
La leche de la propia madre es la mejor alimentación para el  prematuro. Su composición es única, contiene propiedades  inmunológicas, enzimas, hormonas y factores de crecimiento.

Se ha demostrado que los prematuros alimentados con leche materna que practican MMC sufren menos infecciones propias y del medio  hospitalario.

Esto explicaría que la mamá segrega IGA específicas (anticuerpos)  frente a los gérmenes de su piel y frente a los gérmenes del área  neonatal que ella ha incorporado.

Elige él
También puede pasar que la mamá experimente la pérdida de leche  por la impresión al recibir la noticia de la condición de su bebé o por  el estrés relacionado a esta experiencia. Entonces los padres tendrán  un tiempo especial e íntimo lleno de amor para conocer a su hijo,  sabiendo que si no se puede vivir la experiencia de amamantar,  igualmente estará todo bien. Es un beneficio pero no una necesidad  insustituible.

También es normal que el bebé no disfrute del pecho materno, son  decisiones del niño por más chiquito que sea; y esto no está  relacionado con el amor.

La prioridad es que tu hijo crezca bien alimentado, feliz, con el amor  que los padres y familiares le brinden.

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

15 + 13 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.