madrazas

MADRAZAS

[ Camerlinckx – Ledesma ]

Queríamos una nota especial por el Día de la Madre y encontramos a Ita y a María Eugenia. Mujeres fuertes, mujeres sensibles. Conocelas

 

Lucía Argibay Molina | Orientadora Familiar | luciaargibay@gmail.com | @Luciaargibay

 

madrazas 1G raciela (Ita) Irigoin de Camerlinckx es mamá de varios deportistas muy destacados. Pablo, que jugó en Los Pumas, Santiago, que es ahora el capitán del Club Regatas de Bella Vista y Rulis que, con 42 años y 7 hijos, es la capitana y goleadora de su equipo de hockey.

Maria Eugenia Ledesma es madre de seis, cinco varones y una mujer. Todos deportistas sobresalientes, los varones en rugby y Pachu en hockey.

  El deporte es todo 
En la vida de estas dos mujeres el deporte es pieza fundamental en torno a la cual se ordena toda la familia, los amigos.

Para Ita, su vida es el Regatas, es su segundo hogar. Desde muy chicos los llevaban a los hijos al club. “Nunca había pereza”, dice, porque sabían que era importante.

SV|
¿Qué es el deporte?

IC| Para mí y para mis chicos el deporte es todo. La generosidad, la entrega, el romperse el alma por alguien, el empujar todos juntos para salir adelante, el compañerismo, son valores deportivos que los han obtenido en el club a través del rugby y el hockey.

SV| ¿Cómo empezaron en el club?madrazas 4
IC| Enrique, que es el mayor de los varones, empezó  rugby cuando tenía cinco años y lo siguieron Pablo Nicolás y Francisco. María José, Pía y Luz empezaron hockey. Enri, mi marido, fue entrenador de los cinco varones más grandes.
MEL: Mario, mi marido, ama el rugby. Él fue quien les transmitió la pasión por el deporte. Todos empezaron desde muy chiquitos, yo he ido hasta con moisés a la cancha para acompañarlos.

SV| ¿Qué aprendizaje sacaron del rugby?
IC| A mí me fascina ver rugby y saqué aprendizajes que los pongo en práctica en montones de cosas de la vida, lo llevo incorporado porque veo en mis hijos el apoyo y el compañerismo,  lo que se quieren entre ellos. Y mis nietos son muy unidos con sus tíos. La amistad fue un valor muy grande que destaco del rugby. Genera relaciones que son para toda la vida.
MEL| Es doloroso perder porque uno siempre se prepara para ganar. Pero mis hijos me enseñaron que cuando se terminó el partido, se terminó el partido.

Y se saluda al contrario aunque hayan perdido. Yo no hubiera podido. Ellos lo tienen grabado a fuego. Otra enseñanza es la lealtad a los amigos, Mario fue contratado al Stade Francaise por Michael Cheika. Cuando lo echaron a Michael, Mario se fue también. Al tiempo, Cheika lo volvió a llamar para entrenar a los Waratahs en Australia y después a los Wallabies. Ahora Mario y su familia están instalados cerca de Sidney. Mis nietos hacen mucho deporte. Tadeo juega al rugby en M-14 y al rugby league, que tiene otras reglas.

SV| ¿Cuáles son los valores que trataron de transmitir a los chicos?
IC| Yo a veces decía: ‘Enri… ¿te parece tanto rugby… y si descuidan el estudio?’ Pero él me contestaba: ‘Yo pretendo que nuestros chicos sean buenas personas’.

Eso fue lo que les tratamos de enseñar a nuestros hijos y, ahora, ellos les quieren pasar a los suyos: que estudien, trabajen y jueguen al rugby. En ese orden. Pero que el rugby no sea la única meta. Pablo se fue de Los Pumas por eso y rechazó muchas ofertas. Porque él pensaba que su vida tenía que pasar por otro lado, formar una familia en Argentina. No se quería ir solo al exterior.

SV|¿Qué hacían en tu casa para lograr que muchos de tus hijos se destaquen en el deporte?
IC| Mi casa siempre fue una casa de puertas bien abiertas. Cuanto chico no tenía dónde parar caía en casa. Y de ahí salíamos todos juntos para el club. Antes todas las casas estaban abiertas, los chicos jugaban al fútbol en los jardines. No importaban las flores ni los canteros pero había chicos y había pelotas. Hoy los jardines son divinos pero los chicos no existen. Están todo el día en el colegio o metidos adentro con la computadora. Me impresiona.

SV| ¿Qué te parecen los entrenamientos, se volvieron muy demandantes?
IC| Yo me mato de risa de que “los chicos hoy tienen que tener las abdominales bien marcadas”, pero comprendo que no se puede jugar al rugby como jugaban los míos hace 20 años. Ahora el rugby es un deporte más exigente y si no estás preparado te matan. Mis hijos no son de los que más se preocupan. Santiago está casado, trabaja, tiene una beba y es el capitán de Regatas. Juega con tres de mis nietos. Pepe, que es administrador de empresas y trabaja; Cabe y Cruz estudian y trabajan… ¿Cuándo van a ir al gimnasio? Como mucho, dos veces a la semana.

También Rulis, casada con siete hijos, sigue jugando al hockey en la cuarta división del club. Tiene condiciones para jugar en la primera pero no quiere dejar sus hijos tanto tiempo. Acaba de tener el séptimo y volvió a jugar por que le fascina y es la goleadora.

MEL: Nunca opiné, mis hijos eran los rugbiers y tenían como un área de cobertura para hablar con su papá. Les gustaba el deporte, no querían faltar a ningún entrenamiento.

SV| ¿Qué sentís cuando tu hijo se destaca y va dejando el club para ser un jugador del seleccionado?
IC| Para mí lo principal es el Club de Regatas. Pablo dice que lo más importante en su carrera de rugbier fue cuando salieron campeones con el club y pasaron a primera con ese grupo de amigos y después, participar en Los Pumas. Pero él dio mucho al club y el club a él.

SV| Y ¿cuándo es el salto al deporte profesional?
MEL| Mario es de las primeras camadas de rugby profesional. En el mundial del ´99, lo eligieron como el mejor hooker. Cuando volvimos, un francés lo llamó. Yo supe enseguida de qué se trataba y se me hizo un nudo en la garganta. Se fue a jugar a Narbonne. Confiamos en él, sabíamos que era muy capaz, aunque también nos costaba que se fuera tan lejos y lo del deporte profesional que era un mundo nuevo y desconocido para nosotros. Era muy disciplinado, siempre se entrenó y se cuidaba mucho. Se fue con su mujer, Ximena Mackinley, y gracias a ella logró lo que logró. Hace 18 años que está afuera, sólo hemos pasado una Navidad juntos.

Y cuando se fue Pedro, mi hijo menor, también me costó. Pero se fue muy decidido y pudo terminar sus estudios universitarios en París. Es muy bravo tenerlos lejos y si se lesionan, peor.

madrazasSV| ¿Cómo viviste los éxitos de tus hijos?
IC| A Enri le fascinaba y yo lo vivía con mucha alegría.
MEL| Por supuesto que es un orgullo y es sensacional para ellos. Mis hijos se enfrentaron en la final del Brenus, el premio mayor de los equipos franceses. Pedro hacía siete meses que estaba en Francia y Mario, siete años. No pudimos viajar porque no salían los aviones. La final la ganó el equipo de Pedro.

Yo apostaba a Mario, porque Pedro era el recién llegado. Menos mal que no llegamos, pensé, porque realmente no sabría cómo estar con los dos después del triunfo del más chico y la derrota de Mario con toda su trayectoria. Era una situación muy difícil para una madre. Otro año, Mario y su equipo obtuvieron el premio. Fueron los héroes del pueblo porque el ASM Clermont Auvergne se proclamó campeón por primera vez en su historia.

SV| ¡En Los Pumpas participa un Camerlinckx!
IC| Nicolás viajó a Europa como integrador de Los Pumpas. El rol del integrador es ayudar a los jugadores con discapacidad a armar las jugadas, pero ellos no pueden hacer los try. Participaron de este mundial sin ninguna expectativa y salieron campeones. Ganaron la final con Irlanda. Volvieron felices.

SV| ¿Cómo los acompañaste en la adversidad de las lesiones o cuando los resultados no llegan?
IC| Ahora que mi hijo y mis tres nietos juegan en primera, yo soy la abuela de todo el equipo, soy Ita para todos. Los acompaño, entro a la cancha, los abrazo estén como estén, embarrados o transpirados, no me importa. Ellos saben que mi abrazo lo reciben, ganen o pierdan.
MEL| Estábamos en el mundial de Nueva Zelanda. En un partido Mario recibe una patada en la cabeza, pero nosotros no lo vimos porque estábamos en la otra punta de la cancha. Advertimos que se cayó y que llamaron al médico. Pero lo sacaron de la cancha y volvió a entrar. A la madrugada nos llamaban desde Buenos Aires para saber cómo estaba Mario. Nosotros decíamos que bien. Cuando abrimos el diario estaba el golpe, escena por escena, un horror.

SV|¿Cómo fue acompañar el retiro del deporte de tus hijos?
IC| El retiro de Pablo de Los Pumas fue doloroso, porque podía haber seguido jugando más. Su salida la sentí como injusta. A Enrique lo tuvieron que operar de la espalda varias veces y dejó a la edad adecuada.
MEL| Pedro nos comunicó la decisión que tomó después de muchas lesiones y una charla con el médico.

Mario jugó el mundial de Nueva Zelanda y viajamos a verlo. Antes de ese último partido, la voz del estadio anunció que ese día se retiraba Mario Ledesma. Apenas terminó el partido le hacen una breve entrevista, escuché que agradecía a Dios, que le dio mucho más de lo que esperaba, a Los Pumas, a su mujer y a sus hijos, Juana, Tadeo y Luisa. ¿Cómo no estar orgullosos?

Estas mujeres, ¿son una estirpe en extinción? Yo no lo veo así…

ADN

Camerlinckx

Agustina (c), Mariángela (c), Magdalena, Rosario y Milagros jugaron en el primer equipo de hockey del Club Regatas, también las nietas: Rochi, Teo y Cata de la Torre.
Enrique(c) y Pablo(c) jugaron en primera división de rugby y participaron en Los Pumitas. Pablo fue el 8 de Los Pumas.

Francisco jugó en primera y hoy Santiago (c) juega con sus sobrinos: Enrique, Cruz, Tomás y José. Nicolás es facilitador en Pumpas XV.

(C) capitán/a

Ledesmas

Mario, Matías y Pedro participaron de los seleccionados de rugby de Buenos Aires, Juvenil y Mayor y Los Pumitas.
Mario y Pedro jugaron en Los Pumas y como profesionales en Francia.
Mario fue el mejor hooker de la historia de las Copas del Mundo (2015).
Hoy es el entrenador de forwards del equipo de los Wallabies (Australia).
Sueña con dirigir en Argentina

×
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.