LOS SABORES DE LA INFANCIA

Bebes

 

Mi aporte de hoy, en esta entrega, es el de incorporar
a los bebés a una 
alimentación variada y saludable.

 

Laura Di Cola | Chef | Instagram @Laura_dicola

 

L a familia reunida alrededor de la mesa es quizás una de las imágenes más universales.

Padres e hijos comparten el pan y las comidas, y ese es un momento crucial. Allí dialogamos, transmitimos experiencias, fortalecemos vínculos ¡y nos alimentamos! Allí es donde nacen los primeros sabores que se ligarán a los recuerdos más entrañables.

El contacto con el maravilloso mundo de los sabores de los niños en un camino de alimentación variada y bien planeada es lo mejor que podemos hacer para su salud física y mental, porque finalmente la hora de la comida es la hora del encuentro amoroso de la familia.

El gran primer paso en la alimentación de un bebé comienza en la gestación y en la firme decisión de la madre de amamantarlo. La leche materna está repleta de nutrientes y anticuerpos necesarios para el normal neurodesarrollo del bebé y, al amamantarlo, la mamá genera una conexión de profunda comunicación, un vínculo de amor absolutamente necesario.

Por medio de los alimentos dejamos recuerdos y transmitimos mensajes de amor y de cuidado del otro. Todo esto hace de la leche materna el alimento supremo.

Tanto la lactancia como los primeros alimentos sólidos deberían ser un disfrute para madre e hijo, son momentos de paz y plenitud. No es lo mismo amamantar mirando una película que estar con nuestro bebé en una conexión amorosa, sin ruidos, con tranquilidad, donde solo cabemos ambos.

Como tampoco es lo mismo abrir un frasco de puré para bebés comprado que prepararlo en casa, con todo nuestro tiempo, dedicación y amor.

Dicen los entendidos que el destete es ideal hacerlo poco a poco, a la vez que se introducen los nuevos alimentos. Estos cumplen la función de asentar las bases de su futura alimentación, pero no deben nunca desplazar la leche materna –primordial en esta etapa– hasta pasado el primer año de vida.

Seis ideas para entrar juntos y felices a un mundo más sabroso y saludable:

 

6 meses en adelante

 

Puré de avena (apto para freezer)

Ingredientes
Harina de avena orgánica,
¼ de taza Agua,
¾ de taza o su equivalente en leche
Puré de manzanas o de peras, 2 cucharadas

Hervir el agua, agregar la avena en polvo removiendo continuamente con batidor de alambre. Cocinar durante 10 minutos sin dejar de revolver. Retirar del fuego. En caliente, agregar el puré de manzana o de pera frío. Lograr la textura deseada con la leche que tome el bebé.

 

 

 

 

 

×

 

 

Puré de manzanas o peras (apto para freezer)

Ingredientes

Manzanas rojas o peras maduras, 2 unidades
Agua, 3 cdas.

Pelar la fruta elegida, retirar las semillas y cortar en cuadrados. Colocar estos en una cacerola, agregar el agua, tapar y cocinarlos a fuego medio hasta que estén blandos: 6 minutos en total. Retirar la tapa y procesar. Agregar leche si hace falta aligerar, o cereal de bebés si necesita una textura mas firme.

 

 

 

 

 

×

 

 

Puré de zanahorias (apto para freezer)

Ingredientes
Zanahoria, 1
Cebolla, 1 chica
Manzana, ½ unidad
Agua, c/nLeche (opcional), c/n

 

Colocar agua a hervir en una cacerolita. Mientras tanto, pelar todos los ingredientes y cortarlos en cubos. Cocinar en agua sin sal durante unos 8 minutos. Pasar por la procesadora y ajustar la textura del puré con agua o leche.

 

 

 

 

×

 

 

Pure de batatas (apto para freezer)

Ingredientes

Batatas, 300 g
Leche maternizada, c/n

 

 

Lavar las batatas, secarlas y pincharlas con un tenedor. Envolverlas en papel aluminio y llevarlas a horno medio (200 ºC) por 45 minutos. Retirar la pulpa y pisar con leche maternizada para aligerar la textura.

 

 

 

×

 

 

Puré de damascos (apto para freezer)

Ingredientes

Damascos deshidratados, 125 g
Jugo natural de peras o manzanas, 200 ml

 

En una cacerola, colocar los damascos, el jugo y el agua necesaria hasta cubrirlos. Llevarlos a hervor por 5 minutos. Procesar los damascos. Se puede utilizar el líquido de cocción para aligerar el puré. Esta preparación es ideal para agregar a los purés de zapallo, zanahorias o avena.

 

 

 

 

 

×

 

 

Pure de palta y bananas

Ingredientes

Palta madura, ½ unidad
Banana, ½ unidad

 

Elegir una palta madura y cortarla al medio; utilizar una mitad. Retirar la pulpa con la ayuda de una cucharita. Agregar media banana. Pisar los frutos con tenedor o pasarlos por el mixer, dependiendo de la firmeza de la palta. ¿Cómo probar si la palta está madura? Al presionar levemente sobre la piel, tiene que marcarse apenas el dedo y volver cuando lo sacamos.

 

 

 

×

 

 

 

 

Más consejos y detalles en mi libro Sin Delantal, de Editorial Atlántida

 

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

1 × cuatro =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.