LADRONES DE SUEÑO

BEBES

Los primeros meses del bebe hacen que dormir sea realmente “un sueño”.

 

E l sueño del bebe y las horas de descanso de sus padres es una de las preocupaciones más frecuentes. Lo cierto es que la crianza y el cuidado del bebe son tareas muy gratificantes, que insume muchas energías, especialmente de la madre, que necesitará acomodar sus horas de descanso para no terminar agotada.

Aprender a dormir

Para enseñar a dormir a un bebe se necesita una gran dosis de paciencia. El bebe recién nacido duerme casi todo el tiempo y solo se despierta cuando tiene hambre. Pero, cuando van pasando los días, comienza a “estar más despierto”, observar, escuchar y “jugar”. Es así como desde el principio podemos ayudar al bebe a “ordenar sus ratos de sueño para que aprenda a dormir bien”.

Distinguir día y noche

En este aprendizaje un primer paso será distinguir el sueño diurno del sueño nocturno. Es aconsejable que la habitación donde se encuentra el bebe permanezca bien iluminada de día y oscurecerla de noche. Asímismo, es conveniente quitar todos los estímulos que puedan mantenerlo despierto cuando deseamos que se duerma. Por otro lado, durante el día, aprovecharemos sus ratos de vigilia para hablarle, cantarle, jugar mientras lo atendemos; en cambio, cuando se despierte por la noche, sólo le daremos de comer con cariño y tranquilidad, evitando que se despabile más de lo necesario.

“Este bebe lindo no quiere dormir,
cierra los ojitos y los vuelve a abrir”.

Canción infantil

Crear rutinas

De los consejos que suelen darnos tías, abuelas, amigos y médicos, hay uno en el que todos coinciden: los experimentados, los profesionales y los que solo repiten lo que escucharon por ahí: para que el bebe duerma tranquilo y tenga un sueño más prolongado en las noches, es bueno crear una rutina antes de la hora de acostarlo y repetirla todo los días, Por eso siempre se aconseja mantener ciertos horarios y secuencias al llegar la noche.

Dormir cuando duerme

Durante el primer tiempo, nos vendrá muy bien hacer algunas “siestitas” mientras el bebe está dormido, aunque sólo sean de media hora; nos ayudarán a reponer fuerzas y recuperar horas de descanso que perdemos en la noche. Será muy provechoso también no retrasar mucho nuestra ida a descansar en la noche una vez que el bebe se durmió; en ocasiones las madres aprovechan el sueño del bebe para hacer un montón de cosas, pero, a veces, es aconsejable dejarlas para el día siguiente.

Con tal que duerma…

A veces podremos tener algunas “tentaciones” como, por ejemplo, darle una mamadera de refuerzo para que duerma más. Pero, si bien después de tomar una mamadera el bebe parece que estuviera más satisfecho, lo cierto es que no hay mejor alimento para un bebe que la leche materna y que darle otra leche sin que lo aconseje el pediatra por alguna otra causa, solo perjudicará el proceso de amamantamiento. También podemos tener otra “tentación”: acostar al bebe en la cama con nosotros. Es más aconsejable en los primeros meses que el bebe duerma en la misma habitación de los padres en la noche para tranquilizarlo enseguida cuando llore y estar cerca para darle de mamar cuando corresponda.

Dormir toda la noche

Lo esperable es que el bebe se despierte para comer, al principio cada tres o cuatro horas; con el tiempo irá estirando estos períodos de sueño y ya no necesitará comer tan seguido. Si el bebe está sano y aumenta bien de peso, no es necesario que lo despertemos nosotros para que coma en la noche, basta con que se le dé de mamar cuando se despierte solito.Cuando se despierta por otros motivos, lo bueno será intentar calmarlo sin levantarlo, con masajes y caricias, hablándole o cantando muy suavemente, así recuperará con más facilidad el sueño, y nosotros también

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

1 × 1 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.