LA VUELTA AL TRABAJO

Bebes

 

 

Al retomar nuestra actividad laboral, nos angustia la separación de nuestro bebé y cómo mantener la producción de leche.

 

Stella Maris Lorato | Puericultora | stellalorato@gmail.com

 

P or un lado están tus ganas de volver a la vida profesional y, por el otro, la angustia y preocupación acerca de quién cuidará a tu bebé cuando estés lejos de casa.

Tiempo de dudas
Estos sentimientos ambiguos pueden llevar a la madre a no saber qué hacer, incluso a entrar en esa duda que paraliza; “no estás bien pero tampoco encontrás el camino”. Como es una situación frecuente, suelo aconsejarles que tomen este proceso con calma y con tiempo para planificar la vuelta al trabajo. Como no es fácil, y puede generar inquietud, mi primera sugerencia es que vivan este momento en forma positiva, porque si la mamá está serena, lo más seguro es que el bebé también esté tranquilo y preparado para las nuevas condiciones. En cambio, si la experiencia resulta estresante, afectará a la salud emocional del bebé y de la mamá.

Por sorprendente que parezca, los bebés, hasta los más pequeños, entienden el lenguaje amoroso de sus madres. Por eso al bebé le hace mucho bien cuando la mamá le habla y le dice que irá a trabajar pero que volverá a la tarde y que no lo dejará solo, que él estará seguro. La paciencia de la mamá se verá reflejada en la tranquilidad del menor.

¿Llorará mucho?, ¿lo cuidarán bien?
La emoción ambivalente llega a extremos en la imaginación y puede hacer a la madre pensar que al hijo le va a pasar algo malo porque ella no está. Otras llegan a considerarse malas madres, cuando en realidad están transitando una etapa más de la vida con todo el amor hacia su familia.

Datos a tener en cuenta:

•  Los padres pueden conseguir ayuda de familiares, amigos, cuidadores/niñeras capacitados con experiencia o guarderías.
•  Tanto si eligen una persona como si van a la guardería, consideren que van a necesitar un par de semanas como tiempo de adaptación.
•  Si eligen una persona que les merece confianza para cuidar del bebé, conviene generar espacios de encuentros entre el cuidador y el bebé mientras están ellos en casa para lograr que se familiaricen y asegurarse de que hay sintonía.
•  Dos semanas antes de comenzar la actividad laboral, es un tiempo razonable para comenzar con estas opciones.

En pleno período de lactancia
Cuando está por llegar el fin de nuestra licencia por maternidad, nos empezamos a preocupar por muchas cosas que van a cambiar, entre ellas:

¿Cómo vamos a continuar con la lactancia materna?
¿Sabías que:

•  La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad. Y, a partir de entonces, manteniendo la lactancia hasta el año o más, incorporar de a poco diferentes alimentos?
¿Sabías que la ley 20744, según la cual la mamá puede, hasta los nueve meses del bebé, sin superar el año:
•  Disponer de una hora dentro de la jornada habitual, con la posibilidad de dividirla en dos fracciones de media hora.
•  Reducir su jornada en media hora al entrar o salir?

Apoyadas en estas disposiciones, van algunos consejos prácticos.

En la previa
La mamá puede comenzar a extraerse leche unas semanas antes -de forma manual o con sacaleches simple, eléctrico o manual, el que le resulte más cómodo- para ir guardando la leche en envases aptos (esterilizados al vapor) o bolsas recolectoras para leche materna.

Es indistinto sacarse leche antes o después de la toma del bebé; debe ser cuando le quede cómodo a la mamá. Atención: no angustiarse si en las primeras extracciones no sale demasiada leche, esto irá mejorando.

 

LA VUELTA AL TRABAJO LLEVA TIEMPO Y
ORGANIZACIÓN,
PERO NO ES IMPOSIBLE SI LA MAMÁ
ESTA INFORMADA Y CUENTA CON EL APOYO DE
QUIENES LA RODEAN, LA RED FAMILIAR O DE AMIGAS

 

Recomendación
Sacaleches eléctricos o manuales, de émbolo o palanca. El antiguo modelo de perilla o bocina esta desaconsejado, porque puede dañar el pezón. El aparato elegido se coloca sobre el pecho y se bombea hasta que se produzca el vacío; pronto, la leche comenzará a fluir.

Hay mamás a quienes les resulta más cómodo sacarse leche con las manos. Esto requiere de  aprender la técnica, que conviene hacerlo con un especialista.

 

La emoción ambivalente llega
a extremos en la imaginación
como pensar que al hijo le
va a pasar algo malo porque
ella no está

En ambos casos, la mamá debe tratar de estar tranquila, lavarse las manos y hacer un suave masaje circular con las yemas de los dedos en los pechos, para que estén blandos y ayudar a que la leche fluya. Si el pecho está muy tenso, la leche no va a salir y va a molestar.

Ya en el trabajo, es necesario:

•  Para que se mantenga la producción, sacarse leche aproximadamente cada tres horas.
•  Contar con una heladera para conservar la leche extraída.
•  Tener un lugar cálido donde la mamá pueda estar tranquila para realizar la extracción.
•  Les aconsejo mirar al bebé en tu celu o escucharlo, hoy contamos con la tecnología a mano.
•  Tener alguna ropita con el olor del bebé ayuda a activar la hormona que produce la leche materna y facilita el momento de la extracción.
•  Para transportar la leche del trabajo a casa: una heladerita portátil con pack de frío para que no  pierda la cadena de frío; la leche materna es un tejido vivo.
•  Guardarla en pequeñas porciones y rotularlas con fecha y hora.
•  Si te agarra desprevenida la bajada de la leche y no puedes llegar a ir al baño, suele ayudar cruzar  los brazos y apretarlos contra las mamas para detener la bajada de la leche.

Tiempo de extracción
Una extracción suele durar de 20 a 30 minutos, alternando los pechos cada 5 o 10 minutos. Puede ser útil inclinar el cuerpo hacia delante.

Conservación y utilización de la leche

•  A temperatura ambiente (menor a 22 grados), 4 a 6 horas
•  En la heladera, 2 días
•  En el freezer, 3 meses

Guardar en recipientes aptos esterilizados en pequeñas cantidades, entre 50cc y 90cc. Atención: Los líquidos, cuando se congelan, duplican su volumen.

Si me saco leche a las 8 de la mañana, la guardo en la heladera. Hago otra extracción, la dejo en la heladera y a la tarde las puedo juntar en un mismo envase, rotular con fecha y freezar. En resumen: se puede guardar leches del mismo día, pero tienen que estar a igual temperatura.
Conviene utilizar la leche congelada más antigua.

¿Cómo la descongelo?

•  El día anterior, pasar del freezer a la heladera lo que el bebé a va a tomar.
•  Se pueden descongelar leches de diferentes días, pero lo que sobra se desecha.
•  Ponerla bajo el chorro de agua; una vez descongelada, agitar bien y utilizar.
•  Calentar a baño maría. Una vez que el agua hierve, apagar el fuego y colocar el recipiente con la leche; si no, solamente, se puede calentar bajo el chorro de la canilla.

Tiempo, organización y apoyo
La vuelta al trabajo lleva tiempo y organización, pero no es imposible si la mamá está informada y cuenta con el apoyo de quienes la rodean, la red familiar o de amigas.

La mayoría de los niños acepta que otras personas les den los alimentos –si ya están en edad- o la leche extraída, antes de que venga su mamá del trabajo. Algunos reaccionan a la ausencia de su mamá durmiendo y comiendo solo lo indispensable, hasta que su mamá regresa y tienen a disposición su querida teta.

Es posible que los bebés se despierten más de noche para mamar; esto puede ser agotador. Pero si los padres aceptan dormir junto con su bebé, la toma nocturna es mucho más cómoda y de un contacto íntimo y placentero que permite compensar la separación del día.

También hay que aprovechar los fines de semana para estar juntos.

MÁS NOTAS

Comentarios cerrados

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.