LA OLA CELESTE

[Rolando Vera]

P arecía algo ocasional, casi accidental, algunas personas rechazaban la idea porque parecía que era contra alguien, contra un grupo, incluso que podría ser contra las mujeres.

Había una señal verde que decía: “estamos a favor de la legalización del aborto libre y gratuito”.

 

SE OPTO POR EL CELESTE, EL COLOR DE NUESTRA
BANDERA. ESE COLOR NOS UNE A TODOS

 

Sabíamos que no es libre y que la gratuidad no existe, pero -antes que eso-, sabíamos también que toda vida humana vale por igual, su valor no depende del tamaño ni de la edad. Por lo tanto, el aborto no podía ser libre, ni legal, ni gratuito. De alguna manera queríamos hacerlo notar y había que elegir un color. Hubo varios colores en la propuesta, pero se optó por el celeste, el color de nuestra bandera. Ese color nos une a todos. También a quienes lucen un pañuelo verde en cualquier circunstancia y lugar.

 

 

El aborto no fue ley, pero -tanto desde el gobierno como desde la militancia verde- las presiones para que se realicen abortos en contra de la ley y de la propia constitución son tan fuertes, que resulta muy necesario seguir actuando para salvar las dos vidas. Porque la vida de la madre inocente o no, violada o no, es una vida humana que todos debemos respetar y cuidar al igual que la vida de la criatura que crece en su vientre y es también un ser humano como vos y como yo.

Profesionales en riesgo
Mientras médicos, abogados, comunicadores seguimos intentando defender la vida humana, dentro de este mismo “equipo” nació el primer libro que conmemora el “8A”, fecha en que 38 senadores dijeron sí a la vida humana desde la concepción, sí a la Constitución Nacional, sí a quienes representamos. En ninguna campaña previa a las elecciones se habló de esta posibilidad, los únicos que la llevaron fueron los del Frente de Izquierda, que lograron introducir un diputado… La mayoría de los diputados traicionó a sus votantes; entre los senadores hubo quienes desoyeron al pueblo, pero también estuvieron estos 38 valientes que no cedieron a presiones de poder ni de dinero y arriesgaron seriamente su carrera política.

Comunicadores y médicos han perdido sus trabajos, su posición en la sociedad como profesionales, simplemente por cumplir e intentar dar a conocer y que se cumpla la ley. Un fallo no es ley, un protocolo que no respeta las leyes no es válido. Sin embargo, hay un poder ciego que arremete contra estos ciudadanos que entienden que la vida vale más.

El primer libro
Sale el primer libro, La Ola Celeste 8A. Destaca la gesta provida llevada a cabo en todo el país y que impactó en el mundo. La cadena de unión que surgió en toda América Latina fue una sorpresa. Pero el asombro creció al ver las banderas argentinas y los pañuelos celestes de “Salvemos las dos vidas” en las marchas provida de Washington y París.

El autor Rolando Vera, periodista de radio y TV y actualmente parte de Cadena3, plantea que, si Argentina no respeta la vida, el país no tiene futuro. Lo fundamenta: “El gobierno de Cambiemos venía relativamente bien hasta que lanzó el debate del aborto; a partir de allí comenzaron las complicaciones. En marzo se anuncia en la Asamblea Legislativa, en abril se produce la crisis cambiaria y en mayo se recurre al FMI, mientras Macri se gana el rechazo de gran parte del electorado que lo votó. Por eso, el mensaje tiene una suerte de advertencia a la clase política y a los candidatos de 2019, para que tengan en cuenta y preserven el derecho a la vida, primer derecho humano básico que debe ser un pilar fundamental para reconstruir el país”.

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

18 − 3 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.