La novia insegura

 

MARIUQUI MAGRANE

ASESORA FAMILIAR

INSTAGRAM: @MARIUQUIMAGRANE

PARA TUS DUDAS, CONSULTAS, TEMORES:
consultorio@sembrarvalores.org.ar

 

CONSULTA

 

Tengo 26 años y estoy de novia hace cinco meses con un chico de 32.
Me molestó su actitud con una amiga que tiene de antes de estar de novios. En un cumpleaños me incomodó que se acercara especialmente a hablar con ella. Está casada y no vive en nuestra ciudad. Cuando volvimos le conté lo que me pasaba. Por supuesto, no le cayó nada bien y le pedí perdón. No quiero ofenderlo con mis dudas.

 

×

 

 

 C on los celos se sufre mucho, veamos juntas si son evitables en tu noviazgo. Según el diccionario de la Real Academia Española, los celos “son la sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención en favor de otra”. Bajo esta definición, podemos distinguirlos como una reacción ante un cambio en la relación.

Cuando amamos a alguien, es normal que tengamos ciertas expectativas en cuanto a lo que a otra persona nos puede “dar”. Cuando esas expectativas no se cumplen y vemos preferencia por algo o alguien más, obviamente reaccionamos.

Pero los celos también están relacionados con apropiarse de algo o de alguien (como tu novio). Los seres humanos tenemos un deseo normal y válido de pertenecer, y esto se refleja con mucha claridad en la manera como dirigimos las relaciones de noviazgo. Así, los celos serían una reacción natural ante la posible pérdida de aquello que consideramos nuestro. El eje central será ver si la reacción se ancla en una realidad o en una inseguridad; y cuánto nos apoderamos de las personas.

 

 ¿Son buenos o malos?

Los celos no son ni buenos ni malos; la actitud que tomamos cuando sentimos esa emoción es lo que le da su perfil positivo o negativo. Un poco de celos puede ser bueno, porque demuestra interés por el otro. ¿Sabemos distinguir entre lo que percibimos y lo que realmente es?
Los celos patológicos (enfermizos) entran cuando la persona se deja guiar por lo que percibe de la situación y descarga su montón de emociones por un temor constante a ser reemplazado, a perder lo que considera “suyo”. Y esto suele brotar de cuestiones personales como temor al rechazo, autoestima no sana, posible historial negativo de relaciones, entre otras causas posibles.

 

Los celos no son ni buenos ni malos;
la actitud que tomamos
cuando sentimos esa emoción
es lo que le da su perfil positivo o negativo.
Un poco de celos puede ser bueno,
porque demuestra interés por el otro

 

Es importante que detectes si tenés un problema de manejo de los celos. Te paso algunas preguntas que pueden ayudar a reconocerte: ¿Necesitás controlar todos o casi todos los movimientos de tu novio? ¿Le das espacio para alguna actividad social, deportiva o individual? ¿Armás escenas de celos sin motivos reales? ¿Creés conocerlo más que él mismo?

También es positivo que dialogues algunos puntos con tu novio: ¿Regala “tiempos” en programas a sus amigas, que te parece deberían ser para vos? ¿Conversa con ellas temas que son propios de ustedes y su intimidad? ¿Realmente hace cosas con sus amigas que no corresponden para alguien que está de novio? Pienso que deberían poder conversar sobre el tema, sin enojarse. El noviazgo es para conocerse (estas situaciones ayudan mucho en este sentido), para poder caminar juntos y con ilusión hacia el matrimonio.

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

uno + diez =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.