hay una leona en casa

HAY UNA LEONA EN CASA

deportes

 

Lucía Argibay Molina | Orientadora Familiar | luciaargibay@gmail.com | @Luciaargibay

 

N  os encontramos en el lobby del Club Hindú y caminamos unos metros hasta llegar a su casa, donde nos abre las puertas con su ya reconocida simpatía y sencillez.

Hace un tiempo pienso que los deportes son formadores en valores, igual o más que la escuela o el colegio. Por eso me acerco a charlar con deportistas cuya trayectoria me los muestra hechos vida. Así llegamos a Magui Aicega.

También veo que son los padres quienes pueden, o no, aproximar a los chicos a estas prácticas y, sin proponérmelo, Magui me lo confirma: “Papá y mamá nos llevaron a mi hermano y a mí al Club Belgrano Athletic cuando éramos bien chicos. Mi hermano empezó rugby y yo, hockey”. Después viene otro aspecto importante, la libertad del chico respecto de continuar o no con esta práctica y también es ella quien se adelanta: “Mi hermano dejó de jugar y yo sigo”. Ahí derriba otro mito: los varones practican deportes, las mujeres nos dejamos estar o somos más vagas…

 

TODO PASA POR LA FAMILIA, YO TENGO
TIEMPO PARA LA FAMILIA, DESPUÉS VIENE
EL RESTO DE LAS COSAS

 Es un bien de familia  
Esta tradición vivida por sus padres continúa en la familia llevando a sus hijos al club: “Nosotros llevamos a los chicos al club aunque tengamos que hacer un ‘chino’ porque los varones van a Hindú y las mujeres y el chiquitín a Belgrano. Sabemos que vale la pena, el deporte te da muchas alegrías, amistades de esas que quedan para toda la vida. Igual hay algo que está claro: sábados en el club, domingos en familia y esto corre para todos”.

 En el deporte como en la vida  
– ¿Qué valores destacás en la práctica del deporte?

Los valores que adquirí en el deporte son los que me hicieron construir mi vida personal. Primero, el respeto. Generalmente se piensa en el respeto al rival y al árbitro pero también incluye el respeto a tu equipo. Cuando tenés un horario que cumplir, no llegar a tiempo es una falta de respeto para el resto del grupo. Podés llegar tarde, hay mil causas. Pero si se rompe el valor del respeto, se empieza a fragmentar lo que es la esencia del equipo. Y, cuando el valor del respeto se cumple, ya no hay roces.

Además me enseñaron el valor de la humildad, no creerte el mejor por jugar en primera aunque seas chico, o por estar en un seleccionado. Ni sos el mejor cuando ganás, ni el peor cuando perdés; sino que quizás hiciste muchos méritos, pero si no te tocó ganar fue porque algo habrá faltado y habrá que trabajar para intentar ser el mejor; quizás nunca llegues a serlo, pero nunca bajaste los brazos.

Otros valores son el esfuerzo y el compañerismo. El deporte o la vida sin valores deja de tener sentido, no funciona.

– ¿Qué valores transmitís a tus hijos?

hay una leona en casa 1 Toda experiencia deportiva te enseña a convivir y a trabajar en equipo. Les trato de transmitir el valor del esfuerzo, del compañerismo, de ayudar al que tenés al lado y del respeto. En definitiva, que hagas lo que hagas te ayude a ser mejor persona.

– ¿Cómo fue ser la capitana de las Leonas?

Fue un orgullo y una responsabilidad muy linda. Una tarea compleja por un lado y por otro fácil porque cada una tenía un lugar dentro del grupo, muchas compañeras eran líderes en quienes podía delegar actividades y ellas las iban a cumplir mejor que yo. Para mí el rol de líder es saber darle a cada uno una función diferente -la que mejor le va-, ni mejor ni peor, desde la capitana hasta la que recién empieza. Si todas los cumplimos a rajatabla, sin mirar lo que hace la otra y con confianza, el equipo funciona.

Y lo más difícil fue cuando al equipo no le iba bien y en ese momento sabés que sos la capitana y por estar ahí, no te podés caer. Hubo momentos en que me hubiera sacado la banda y la hubiera volado a cualquier lado porque yo también soy humana, quiero llorar y, en ese momento, te la tenés que bancar y seguir con el equipo adelante. Es muy lindo tener la banda de capitana cuando las cosas van bien pero cuando las cosas van mal hay que saber sobreponerse.

– ¿Cuáles son los desafíos de una mujer deportista?

Cada uno se pone un objetivo y lo importante es tratar de alcanzarlo. Cuando estás en un seleccionado, es tu prioridad número uno. Todo depende del seleccionado. Te ponés un poco egoísta, no desde el punto de vista de ‘yo soy la más importante’ sino porque hacés todo por rendir de la mejor manera.

En mi caso, jugué 16 años ininterrumpidos en el seleccionado, después me retiré y fui mamá más grande. Elegí hacer etapas.

– Y, ahora, ¿cómo compatibilizás la vida de la familia con la vida del trabajo?

hay una leona en casa 2 Todo pasa por la familia, yo tengo tiempo para la familia, después viene el resto de las cosas. Con el deporte me organizo. Hoy tengo la posibilidad de elegir trabajos. Son intensos y relacionados al deporte, me encantan. Tengo dos días a full y los otros días son más tranquilos. Cuando sos mamá, querés estar el mayor tiempo en casa. Mis horarios son muy diferentes a los horarios de otras madres. Tres días a la noche no puedo sentarme a comer en familia porque estoy entrenando pero después hago cosas en el día que quizás a otra madre no le sale hacer.

– Y ¿qué nos decís de tu nuevo trabajo?

Me convocó el secretario de Deportes de la Nación, Carlos Javier Mac Allister, para estar en el directorio del ENARD. Al principio me dio nervios: ‘¿dónde voy a estar?’ Porque yo en la cancha me siento como pez en el agua. Es una buena oportunidad, porque voy a tratar de dar el punto de vista de deportista y de mujer. En el directorio tenemos voz y voto y ahí se terminan de tomar las decisiones del deporte argentino.

Con la Secretaría de Deportes estamos haciendo unas clínicas en clubes del interior del país, con deportistas o ex-deportistas y dando charlas a padres y entrenadores. Es algo muy lindo.

Después dije ‘entro y veo cómo me va’, porque yo siempre fui de dar todo. Recién estoy arrancando y me voy enterando de cosas que como deportista no conocía. Hay cosas que me gustaría proponer. Por ejemplo, hablando de plata, en la selección primero está la camiseta argentina y después, si hay plata que te ayude a cubrir ese esfuerzo al 100%, bien, pero no al revés. Cuando cambiamos el orden, perdemos la esencia de por qué estamos en un seleccionado.

Todos compartimos la misma idea que es mejorar el deporte argentino.

 

MAGDALENA AICEGA
Capitana de las Leonas durante 5 años 2003-2008
Casada hace 10 años con el rugbier Mariano Gallego Lorenzetti, ex jugador de Hindú
Tienen tres hijos: Rocco (7), Indiana (5) y Luca (2)

×

 

CARRERA DEPORTIVA

•  Empezó a jugar a los 7 años
•  300 partidos internacionales (56 goles)
•  Medalla de Plata en los JJOO de Sydney 2000
•  Medalla de bronce en Atenas 2004 y en Beijing 2008
•  Medalla de oro en el Mundial 2002 PERTH
•  1° puesto en los Champions’ Trophy 2001 y 2008
•  2° puesto en los Champions’ Trophy 2002 y 2007
•  3° puesto en el Champion’s Trophy 2004
•  1° puesto en los Juegos Panamericanos 1995, 1999, 2003 y 2007
•  1° puesto en la Copa América 2000 y 2004

×

+info:
ENARD, el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo dirigido por el Comité Olímpico Argentino y la Secretaría de Deportes de la Nación, tiene como finalidad administrar becas y cobertura médica para deportistas, entrenadores y técnicos; infraestructura deportiva, un laboratorio de control de doping y los gastos que demanden las competencias

×
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Email

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.