Hay indicios

Especial Prevención

 

Sexta y última salida del Especial Prevención… Te prometimos que habría información para ayudar a quienes están atrapados en alguna adicción y a sus familiares y amigos.

 

Lic. Lucía Sáenz Briones | sociosenelcambio@gmail.com
Clara Naón de Aberastury | claranaon@gmail.com

 

E  n la familia y entre los amigos podemos reconocer cuándo un ser querido está entrando en algún tipo de adicción y, si estamos atentos, podremos ayudar.

A veces, las personas que caen en una adicción pueden no darse cuenta de lo que está ocurriendo y, entre las que al menos lo intuyen, es común que aunque deseen recuperarse no sepan por dónde empezar ni a quién recurrir.

Empecemos con la buena noticia: se sale. Pero no se sale solo. Se necesita de mucha ayuda. Hace falta un médico que organice el tratamiento y mucho apoyo de la familia y amigos.

Todos los que salieron te lo cuentan así: “Por el cariño de ella… de mis hijos…” o “Mis hijos me dijeron: ‘No lo hagas por nosotros, hacelo por vos, nosotros te queremos a vos’”.

 

Es común que aunque
deseen recuperarse no
sepan por dónde empezar
ni a quién recurrir.

 

   En busca del diagnóstico   
Las personas con problemas de drogas y alcohol suelen ser reservadas sobre su uso. Es muy común que nieguen la existencia de un problema; por eso, a menudo resulta difícil lograr que el adicto llegue al punto donde se puede hacer un diagnóstico de abuso de sustancias o dependencia.

La adicción a las drogas puede producir cambios permanentes en la composición química del cerebro, sobre todo en la parte prefrontal que es la que permite el control de los impulsos y la toma de decisiones. Y como para el tratamiento se necesitan las capacidades mentales, lo primero que se busca es la desintoxicación, limpiar el cuerpo de sustancias. Esto explica la importante función que cumplen los familiares y amigos en la motivación para la continuidad del tratamiento.

Es posible que un familiar esté consumiendo drogas y pasemos por alto señales de alarma que estén frente a nuestros ojos. Necesitamos saber lo
que significa el uso de drogas, conocer qué signos e indicios pueden utilizarse para detectar esta situación y cuáles son las mentiras que a menudo acompañan este tipo de abusos.

Comportamientos que podrían ser un indicio de consumo problemático:

⇒  Falta repetida en el cumplimiento con las obligaciones escolares, sociales, laborales o familiares.
⇒  La tardanza o ausencia repetida.
⇒  Pobre desempeño.
⇒  Descuido personal o de personas a cargo.
⇒  Excusas extrañas para las fallas sociales, laborales o familiares.
⇒  >Pedir prestado dinero sin buenas razones.
⇒  Cambios anormales de humor o personalidad.
⇒  >Faltas de dinero, incluso de cosas, en la propia casa.

 

Empecemos con una buena
noticia: se sale. Pero no
salimos solos, necesitamos
ayuda.

 

Los signos físicos pueden incluir:

⇒  Marcas de punción o líneas largas y delgadas a lo largo de los brazos o piernas por uso de drogas intravenosas como la heroína.
⇒  Infecciones de la piel.
⇒  Problemas de nariz y garganta por drogas inhaladas como la cocaína.
⇒  Nariz sangrante.
⇒  Infecciones nasales y/o sinusales.
⇒  Tos.
⇒  Pérdida del sentido del olfato.
⇒  Somnolencia o pérdida de coordinación por drogas depresivas como el alcohol.
⇒  Ojos rojos o inyectados en sangre, efectos secundarios de fumar marihuana.
⇒  Olores en la ropa de drogas que se fuman.
⇒  Parafernalia relacionada con las drogas como tubos, “obras”, frascos de pastillas, pequeñas bolsas de plástico o viales, encendedores, etc.

Hay cuestiones más delicadas y que sólo el cariño nos llevará a distinguir. Por ejemplo, cuando el usuario de drogas recurre al abuso emocional hacia algún familiar que es, más probablemente, la norma que la excepción. Esto se debe a la irritabilidad y los estados de ánimo lábiles tan comunes en aquellos que consumen drogas. Es bastante común que el individuo robe a sus familiares para poder comprar la sustancia que pasa a ser su mayor interés.

Otra de las formas en que el familiar puede colaborar con la recuperación es no habilitando el consumo, lo que sucede cuando se encubren situaciones en que la persona incurre debido a su estado. Es más, aunque
duela también al entorno, conviene que el usuario sufra algunas de las consecuencias; por ejemplo, si no lo justificamos inventando excusas cuando por el consumo no asiste a su trabajo.

 

Podés ayudarte, ¿cómo?

Reconociendo que tenés un problema. Es el paso más difícil y el más importante.
Hablá con tu familia y amigos, te quieren y te pueden ayudar.
Recibí el tratamiento psicológico adecuado, con la terapia vas a entender mejor tu problema y te acercarás cada vez más a la solución.
No te quedes encerrado.
Mantenete activo.
Te podés divertir sin drogas.
Hacé deporte.
Las endorfinas compensan la ansiedad que provoca la abstinencia.
Comprometete con alguna causa social.
Buscate una ocupación, estudiá, andá al gimnasio.
La vida sedentaria y el aislamiento, aunque sea voluntario, conducen a la depresión, lo que podría favorecer una recaída.
Pedí ayuda. Para salir hay muchas opciones. Solo no podés.

×

 

Dónde buscar

Hay en Argentina varios centros gratuitos de rehabilitación de drogadependencia. Para encontrarlos se puede poner en contacto con el Sedronar. Teléfono: 141, las 24 horas.
+info http//www.sedronar.gob.ar

También en:
Al-Anon: Es el grupo de apoyo más grande en todo el mundo para familias y seres queridos de personas que abusan del alcohol o las drogas y puede ser un buen recurso para aquellos que buscan no habilitar los comportamientos de consumo de drogas.
Nar-Anon es similar y se enfoca en otras sustancias que no son alcohol.

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

dieciocho − 11 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.