#Familia2021 #NuevosDesafíos, atreverse

Año nuevo, siempre un nuevo año plantea nuevos desafíos. Y hay que atreverse a encararlos… la pregunta va desde el miedo. Mariuqui va desde el desafío al plazo, para alcanzar objetivos, veamos a mitad de año ¿cómo andamos?

Mariuqui Magrane – Asesora Familiar – consultorio@sembrarvalores.org.ar

PREGUNTA

El #2021 me desafía a conocerme mejor, a crecer interiormente, relacionarme mejor. Ser solidaria. Me cuesta mucho, estoy cansada y no soy muy madura emocionalmente.

Mariuqui ¿Es verdad que no hay edad para estos desafíos?

RESPUESTA

¡Así es! Claro que no hay edad para los desafíos propios y nada mejor que empezar el año con ellos.

Los desafíos los que nos ayudan a madurar

Justamente, son los desafíos los que nos ayudan a madurar como personas, a conocernos mejor a nosotros mismos. Conocernos, es algo fundamental en la persona sin embargo, no es nada fácil.

Veo en vos un nivel de exigencia y la exigencia propia, no tanto hacia los demás, es un rasgo que merece ser alentado para que lo que te mueva sea siempre el llegar a una mejor versión de vos misma, sin comparaciones, sin ambiciones desproporcionadas o ajenas a tu personalidad.

Llegar a una mejor versión de vos misma, sin comparaciones.

Por el contrario, el riesgo está en una actitud que a veces confunde, es inadecuada: cuando te torturás por llegar a ser “perfecta”, el perfeccionismo nos juega en contra. Podés elegir ser tu mejor versión, con la libertad que nos da el amor.

Los proyectos solidarios, que mencionás, nos ayudan a trascender como personas. Hay miles de maneras de encausar esta inquietud, esta iniciativa que estás sintiendo en tu corazón, informate bien para ir allí a donde puedas volcar lo mejor de tus condiciones y habilidades, para brindar a los de más lo que realmente necesitan y que estás en las mejores condiciones para dar. A la hora de comprometerte con alguan inciativa solidaria, fijate que se dé bien esta conjunción.

Por otro lado, no siempre “querer” algo, es “poder”. “Querer” significa orientar la energía, la fuerza, la intención, en una dirección determinada. “Poder” alude a la disponibilidad de los recursos adecuados para realizar esa atención.

Si tu actitud o tu crecimiento propio no tiene el sustento del disfrute, y del aprendizaje, no lo vas a poder sostener en el tiempo.

Mirá cómo te lo digo: la genuina excelencia es el resultado de una excelencia interior.

¡Fuerza! Nos volvemos a conectar, ¿te parece dentro de unos meses? a mitad de año, para que me cuentes como vas.

 

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

dieciocho − trece =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.