#Familia2020 #NavidadEnPandemia

Por Mariuqui Magrane – Asesora Familiar – consultorio@sembrarvalores.org.ar @Sembrarvaloresenfam

Llegan las fiestas y pasaremos esta Navidad en tiempo de Pandemia. Muchos seguimos aislados, aislados entre nosotros, aislados de la familia, aislados de los amigos… reuniones chicas, lugares abiertos que no están al alcance de todos…
Esta seguidora nos deja una pregunta muy simple pero que, tal vez, esté en el corazón de todos y cada uno de los que comparten esta sección Consultorio de Sembrar Valores. Nuevamente, vamos a convertir las circunstancias en oportunidad.

PREGUNTA

Estamos por vivir una Navidad con muy pocos de mi familia, me pone triste. Sin embargo, cuando saludan: Felices Fiestas a pesar de los pesares. No parece bien, hay algo que me choca.

RESPUESTA

No dejes que la tristeza te invada en la gran fiesta del año. La fiesta de ese misterio enorme en el cual todo el amor de Dios se encierra en ese bebe, en el pesebre,también en este 2020. Jesús vuelve a nacer en cada Navidad con o sin pandemia. Los creyentes encontramos este enorme sentido a la fecha.

Vivamos esta #NavidadEnPandemia como un verdadero regalo de Dios, que no nos queremos perder con menos familiares, muchos aislados, extrañando los abrazos de tu gente querida.

Estas circunstancias dolorosas, quizás nos ayuden a vivirla más profundamente, más íntimamente. Teniendo más en cuenta a Jesús, que es el verdadero protagonista.

Es una oportunidad para ponerte más cerca del Pesebre grande o chico si lo armaron en tu casa. De mirar y besar al bebito recién nacido. Total, «nadie» te ve, dejás en ese beso el dolor que te acompaña.

Aislados esta Navidad

Si conocés un poquito de las Sagradas Escrituras o de las tradiciones de esta fiesta, vas a encontrar que al vivir #AisladosEstaNavidad recordarás que la Sagrada Familia (Jesús, María y José), llegaron a Belén y no encontraron alguien que los reciba, que les dé un lugar. Pasaron solos en un corral, de ahi se usa la palabra pesebre, su Navidad, la primera de la historia.

Llegaron al corral cansados del camino, que fue largo e incómodo, como eran en esa época al que se sumaría el peso del embarazo avanzado de María. Sin embargo, el nacimiento del Niño Dios fue sencillo, normal, humilde, en paz, «sin pesar de los pesares».

No nos demos por vencidos, no perdamos la Fe, ni la Alegría, ni la Esperanza por su Nacimiento. Vivamos esta #NavidadConPaz, Amor y fraternidad.

#FelizNavidad2020
#PazParaNavidad
#AisladosEnNavidad
#NavidadEnPandemia

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

cuatro × uno =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.