#Familia2020 #CreoEnElMatrimonio

La cuarentena, la restricción para las reuniones familiares y de amigos, la dificultad para abrir las iglesias, son cosas que juegan en contra y complican las decisiones entre los jóvenes que quieren casarse.

Por Mariuqui Magrane, Asesora Familiar – consultorio@sembrarvalores.org.ar

PREGUNTA

Estamos por casarnos cuando “se pueda” en esta pandemia. Me asusta lo que nos dice la gente. Nos tratan de “locos”, nos aseguran que las complicaciones van a ir aumentando. Cuánta inseguridad que nos genera.

RESPUESTA

Me estás preguntando, y quiero ser tan franca y clara, como intento serlo en mis respuestas a las consultas que recibo a diario.

Como en este espacio no me puedo extender en los distintos aspectos que merece tu preocupación,  ya sabés quedo abierta a tu disposición para seguir profundizando para acompañarte en lo que necesites para tu toma de decisiones. Te ofrezco junto a la experiencia, información y orientaciones que puedas estar interesada en recibir a partir de esta cuestión tan concreta y próxima que me planteás.

Estoy tu disposición para acompañarte en tu toma de decisiones.

Ante todo, estoy segura de que ya sabés que yo creo en el matrimonio. Y, seguramente, también ves que las complicaciones existen siempre en la vida, estemos casadas, solteras, viviendo en pareja, viudas, separadas. Al final, cada uno «elige» el estilo de vida que quiere y con él, las complicaciones que quiere tener.

Me sale del alma un ¡Tranquila!

Entonces, me sale del alma un ¡Tranquila!,  el susto que tenés ante la proximidad de tu casamiento es muy normal. Y la gente, podría ser un poco más prudente al conocer tus intenciones y deseos en vez de opinar.

Si bien todos conocemos personas que no creen en el matrimonio por razones muy diferentes, entre las que suele estar alguna mala experiencia, también somos muchos los que sí creemos en el matrimonio, a pesar de comprobar que hay divorcios. Es más, no me sorprenden porque sé que el proyecto matrimonial es el más difícil, porque se asume de a dos.

Conozco la realidad de varias personas que se han casado sin libertad y piden la nulidad matrimonial. Por qué, porque donde no hubo libertad en la decisión, no hubo matrimonio.

También, hay personas que a pesar de su fracaso matrimonial y/o que están divorciados, no por eso dejan de creer en el matrimonio.

Me pregunto. Existe algún proyecto de vida que valga la pena y, ¿sea fácil?

Entonces, pensando en lo que me planteás, se me ocurre compartir con vos algunos resultados de una encuesta que hice entre matrimonios a quienes se los veía bien y tenían más de veinte años de casados.

Te dejo algunas de sus respuestas, quizás les sirvan a ustedes que están comenzando o por comenzar una vida matrimonial:

-Hablan de la importancia de conocerse a ellos mismos, y respetarse profundamente.

-Afirman que aceptan sus realidades, sin compararse con otros matrimonios.

Y siguen:

-Fuimos compartiendo los valores de vida, si alguno de los dos no los tenía.

-Fomentamos el sentido del humor, nos reímos juntos.

-Nos organizamos para hacer algo los dos solos, como caminar, bailar, algún hobbie.

-Tuvimos cada uno su proyecto personal; además del profesional, familiar, y trascendente.

A mí lo que más me llamó la atención fue que:

-Consideran fundamental comunicarse y perdonarse mutuamente siempre que alguno lo sienta necesario.

-Son agradecidos al amor que se tienen.

 

#SiAlMatrimonio

#SiACasarse

#MeCasoEnCuarentena

#FácilNada

#ValoresMatrimoniales

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

6 − seis =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.