El sol y el viento

El sol y el viento

Últimamente el sol tiene mala prensa; sin embargo, acá estamos para decirte que el sol es muy bueno, que es necesario tomar sol, es vital por todos los beneficios que genera. La clave está en el cuándo y en el cómo.

CONSUELO ACUÑA | LIC. PSICOPEDAGOGÍA | ORIENTADORA FAMILIAR | CONNIE.GEORGALOS@GMAIL.COM

La buena noticia es que necesitamos tomar sol para que nuestra piel fabrique la vitamina D, que es el eslabón fundamental  en la absorción de calcio y también es esencial para la secreción de las tan queridas endorfinas, que generan sensación de bienestar. A la vez, conviene que estemos advertidos acerca de los riesgos que trae consigo la exposición inadecuada ya que puede dañar gravemente la salud.

Advertencias para adultos

Evitar exponerse directamente al sol en los horarios de mayor radiación ultra violeta (UV), de 12 a 16 horas.
En otros horarios, hay que usar SIEMPRE productos con factor de protección solar (FPS).
Si la exposición es prolongada (pileta, mar), conviene que el FPS sea de 50 o más, sin olvidar renovarlo cada dos horas o después de cada baño, aunque sea a prueba de agua.
Para las cremas humectantes diarias es suficiente un FPS 15 o 20.

Cuidados especiales para niños 

Hay que evitar exponer a los menores de tres años a la radiación UV directa por periodos prolongados y NUNCA en el horario de 12 a 16 horas. Si bien siempre deberíamos protegerlos con FPS 50 o más, no se deben usar estos productos en niños menores de 6 meses, porque pueden resultar tóxicos. Además, conviene enseñarles a ellos la conveniencia de evitar la exposición al sol como una forma de cuidar de su salud. Para los juegos al aire libre, buscaremos zonas de sombra.

El médico dermatólogo 

Existen infinidad de texturas a la hora de elegir un FPS: geles, cremas, emulsiones con o sin color, etc, y será el médico dermatólogo quien recomendará los productos según el tipo y necesidad de cada piel. Como el sol del verano reseca la piel, los autobronceantes son una buena opción a la hora de obtener color sin dañar la piel. Igualmente, antes y después de exponernos
al sol, recurriremos a buenos productos humectantes como sueros.

Necesitamos tomar sol para que nuestra piel fabrique la vitamina D, eslabón fundamental en la absorción de calcio y también esencial para la secreción de las endorfinas, que generan sensación de bienestar.

y aguas termales que potencian el efecto de las cremas diarias. Estos últimos contienen grandes concentraciones de vitaminas, antioxidantes y humectantes, altamente beneficiosos, que dejarán nuestra piel radiante y luminosa. Más importante que cualquier crema, es una buena nutrición y el control dermatológico por parte de un profesional. Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un SALUD control  ermatológico anual tanto para adultos como para niños, se debe consultar -sin demora- cuando detectamos algún cambio enlunares, en pecas o cicatrices que ya teníamos o con la aparición de alguna lesión nueva y cuando una lastimadura tarda mucho en curar.

Los autobronceantes son una buena opción a la hora de obtener color sin dañar la piel.

Mejorar el consumo

Para estar saludable y linda, la piel necesita que aumentemos el consumo de agua, de frutas y de verduras crudas, de nueces y pescado. En cambio, no son convenientes las bebidas cola, los edulcorantes y conservantes ya que promueven la aparición de manchas cuando nos exponemos al sol. Por último, recordemos que el tabaco no solo deteriora la salud en general, sino que genera pieles opacas y desvitalizadas.

ASESORÓ
Dra. María Alejandra Leyton
Médica Dermatóloga
Miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

uno × cinco =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.