El maestro y su reconocimiento social

La valoración del maestro en lo social y desde la familia creció exponencialmente durante este “encierro”, ahora toca volver al contacto presencial con instancias educativas y creativas.

Dra. María Amalia Caballero, periodista. direccion@sembrarvalores.org.ar

 

Hace decenas de años que oímos hablar de la necesidad de una reforma en la educación y los docentes tuvieron que hacerla en cinco días. Una adaptación virtual de emergencia que sienta las bases de la educación que se viene.

El sistema educativo no puede ser el mismo después de todo lo que hemos vivido. Nos acercamos a consultar sobre este tema a Victoria “Tolo” Zorraquín*, docente e investigadora.

“La experiencia que hemos vivido en esta cuarentena ha demostrado muchas cosas muy buenas, pero es necesario antes de que acaba el año que se dé un encuentro presencial entre los docentes y los alumnos.

El que crea que el conocimiento pasa de la computadora al cerebro, no tiene noción de lo que es un ser humano.

“Yo no digo que los chicos vuelvan a la escuela para sentarse cada uno en su banco, eso no es lo que queremos, necesitamos poner en juego toda la creatividad. Necesitamos que se trabaje en equipo.

Se trata de crear instancias educativas en los jardines, los patios, las terrazas, las calles, las veredas. El docente de cualquier materia, el profesor de educación física y el de artes plásticas, cada uno en lo suyo pero juntos.

Y llega un momento en que la propuesta se convierte en reclamo:

“Allá donde están abiertos los bares, los casinos, los gimnasios no pueden permanecer cerradas las escuelas.”

SV –¿Cómo ves a los docentes de nuestro país?

TZ –Con gran admiración. Obvio, que tienen una vocación enorme y una dedicación increíble. Pero en este año, descubrimos muy especialmente la calidad de docentes que tenemos, en cinco días “salieron a la cancha”, no a la virtualidad sino a la enseñanza remota que abarca distintos procesos. Vivo en Tandil y me tocó ver a los docentes hacer cuadernillos con temas y ejercicios para que completen los alumnos, dejarlos en la tranquera, pasarlos a buscar y corregirlos. Estoy orgullosa de los maestros rurales, están pensando en cada chico con un sistema hecho a mano, un diario de ruta entre el chico y su maestro.

De golpe en la crisis de la escuela, que es mundial, redescubrimos que los maestros están tan vivos como siempre. Me llena de ilusión, esperanza.

¿Cómo describirías los cambios que son necesarios en la educación?

En el siglo XIX la escuela llega para homogeneizar a la población, el guardapolvo es un gran símbolo. La veneración de los símbolos patrios y las efemérides, en un momento que se está formando una nación tienen un sentido. En el Siglo XXI ya no nos necesitamos más iguales, nos necesitamos respetados y unidos en las diferencias, que lo principal sea valorarse a sí mismo, a cada uno.

Nuestro estado siempre valoró la escuela privada, prueba de esto es el subsidio que respeta y valora las diferencias, no sólo la educación religiosa, también para quienes ponen el centro en el cuidado de la naturaleza y tantas diferencias culturales. Gracias a eso, nuestras comunidades están vivas y necesitan que se les permita crecer volar. Por algún lado asoma la frustración y es en la falta de sentido de trascendencia, hoy más que nunca, no podemos vivir sin eso, lo necesitamos.

Dentro de este contexto, ¿ves espacios de libertad, de diversidad?

Pienso en Mendoza donde cada escuela puede elegir el tipo de evaluación con un estilo propio. Se prende una lamparita,  porque creen en la verdad, creen en las personas.

Se puede llenar capítulos de docentes que no se quedan, directores que están junto a los padres. Esos son mensajes que confirman el rol de la escuela en un país como el nuestro, en una región con 40% de pobres.

¿Qué nos deja la Pandemia?

Nos lleva a un rol docente diferente con otro prestigio y formación. Como sociedad tenemos que colocar al maestro en otro lugar. La cuarentena demostró la valoración de la sociedad hacia los maestros y tambien de las familias cuya relación estaba dañada. Enaltezco la escuela, enaltezco a los docentes. Las familias siguen valorando la escuela y necesitamos construir puentes. En la escuela está ese profesor increíble que a veces le salva la vida al alumno.

*Licenciada, profesora y especialista en Educación. Fundadora de la ONG Educere: «Docentes por un Mañana». Fue titular de la Dirección nacional de Escuelas Secundarias, Agrarias y Rurales.

El 86% de las familias valora es esfuerzo de los docentes

«El compromiso de los docentes argentinos en pandemia«, del Observatorio Argentinos por la Educación, con autoría de Martín Salvettidocente de escuela secundaria y finalista del Global Teacher Prize 2019.

Success Message

El compromiso de los docentes argentinos en pandemia
– Solo 2 de cada 5 docentes (37%) cuentan con una computadora de uso exclusivo para trabajar en el hogar.
– El 89% de los docentes manifiestan pasar más tiempo realizando actividades para los alumnos que antes de la cuarentena.
– Un 39% de los cargos docentes representa el único ingreso del hogar.
– En el nivel primario, uno de cada tres docentes trabaja en más de una escuela.
-En el nivel secundario, 7 de cada 10 docentes trabajan en más de una escuela.

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

diez + ocho =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.