El humor nos une

¿Cuántas veces el humor es una forma de ironía, es chabacano o hiriente? En su sentido originario el humor es algo que sana, conocelo

CAROLINA ARABETTI DE PEREYRA YRAOLA | ABOGADA | CAROARABETTI@GMAIL.COM

Por muchos motivos, en la vida cotidiana necesitamos “ponernos serios”. Tropezamos con la rutina, con dificultades pequeñas o grandes, encaramos nuestras responsabiliades en distintos ámbitos. De esta manera, cumplimos correctamente con las tareas que la vida nos va poniendo por delante. Nos convertimos en personas previsibles. Es el modo de resolver que conocemos y ¡por suerte! funciona.

Sin embargo, ahora nos proponemos reflexionar juntos acerca de otros matices -igualmente importantes- que se nos pueden estar escapando en el esfuerzo por fortalecer los lazos familiares. Además queremos hacer foco, específicamente, en lo que pasa adentro del matrimonio. ¿Cómo andamos de sentido del humor?

¿Por qué? Porque en el rompecabezas que intentamos armar en nuestra vida, cada una de las piezas tiene su lugar y, a la vez, sirve a un todo que es la familia y la comunidad de vínculos interpersonales dentro de ella.

El humor desde adentro

Los antiguos griegos pensaban que el cuerpo humano contenía cuatro líquidos básicos: sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema. La armonía que se daba entre ellos era sinónimo de buena salud, por lo tanto de buen humor.

el humor nos une bEn un primer momento, podríamos pensar que el humor tiene que ver con los chistes y las carcajadas porque es verdad que las risas son muchas veces la forma de expresarlo, pero el sentido del humor apunta a una realidad más profunda y llena de riqueza, a cierto equilibrio que viene desde adentro, tal como se pensaba hace miles de años.

Etimológicamente, se vincula con “humus”, tierra humedecida, de donde deriva la palabra humildad. El «humus» es aquello de lo que estamos hechos y que nos hace profundamente humanos, hombre y mujer. Así, en el camino que recorremos como matrimonio, vamos descubriendo el verdadero ser del otro y abriéndole cada rincón de nuestra persona.

En este proceso de ir conociendo la humanidad propia, marido y mujer vamos creciendo en humildad y enriqueciéndonos como comunidad de amor. Entonces, el sentido del humor se pone entre nosotros como un ingrediente poderoso; no sólo porque suaviza los vínculos, sino también porque nos libera de cargar con nosotros mismos, para dejarnos tomar por nuestro compañero de ruta con menos seriedad. Poco a poco, nos volvemos más blandos y permeables, como la tierra humedecida.

El poder de la risa

El hombre -varón y mujer- es el único ser capaz de reírse. Y, esa las situaciones ásperas que atravesamos, ya que nos permite distanciarnos y así sobrellevarlas sanamente. Va aportando a la dinámica familiar más flexibilidad y alegría.

En la incondicionalidad de la unión matrimonial
se aprende no sólo a reírnos de nosotros mismos,
sino a permitir que el otro también lo haga,
y de ahí a reír juntos.

¿Requiere esfuerzo? Sí, porque el primer paso compromete a ponernos cara a cara con lo que verdaderamente somos, no lo que hacemos, ni lo que tenemos. Lo que somos. Y desde ahí, salir al encuentro del otro, mostrándonos sin velos. Sin máscaras.

Fuente de tesoros

El sentido del humor supone hacer las paces con nuestra condición de seres humanos, con nuestras limitaciones y con nuestra propia realidad. En la incondicionalidad de la unión matrimonial se aprende no sólo a reírnos de nosotros mismos, sino a permitir que el otro también lo haga y, de ahí, a reír juntos.

El buen humor es una fuente inagotable de tesoros. Mejora el ambiente familiar y es más saludable que los estados de ánimo negativos, pero esencialmente nos hará crecer en la mirada que tenemos sobre nosotros mismos y nuestra pareja. Eso comunicará nueva fuerza al amor.

En este proceso de ir conociendo la humanidad
propia, marido y mujer vamos creciendo en humildad
y enriqueciéndonos como comunidad de amor.

Llegó el momento de hacer la prueba. El momento de apostar al amor redescubriendo en nuestra vida cotidiana el sentido del humor.

En palabras de Viktor Frankl: “Comprendí cómo el hombre, desposeído de todo en este mundo, todavía puede conocer la felicidad -aunque sólo sea momentáneamente- si contempla al ser querido”.


EL HUMOR ES SALUD
¿Sabías que el buen humor y la risa tienen consecuencias en nuestro cuerpo?
El diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión.
Mejora la circulación.
Elimina el estrés.
Refuerza el sistema inmunológico.
Fortalece el corazón.
A través de la risa, se eliminan toxinas.

×


ARMA INFALIBLE
“El humor es otra de las armas con las que el alma lucha por su supervivencia. Es bien sabido que, en la existencia humana, el humor puede proporcionar el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación aunque no sea más que por unos segundos”. Viktor Frankl.

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

11 + 12 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.