El fin de la lactancia

El fin de la lactancia

[Destete]

 

Cuándo y cómo dejar de darle el pecho al  bebé es algo que toda madre se pregunta. Si  tenés claras algunas cuestiones, el proceso será más amigable para los dos.

 

Stella Maris Lorato | Puericultora | stellalorato@gmail.com

 

E l destete comienza con la introducción de alimentos complementarios, manteniendo la lactancia materna, y finaliza cuando éstos reemplazaron por completo la leche materna.

Dejar de dar el pecho es mucho más que un cambio en la dieta del bebé; es un asunto muy importante con repercusión emocional para los dos, ya que el bebé puede experimentar sentimientos de frustración y de abandono al no entender cómo su mamá le niega algo tan importante para él y, en la mamá, pueden aparecer sentimientos de pérdida y de tristeza por haber tenido que cambiar la forma de relacionarse íntimamente con su hijo.

Cuándo

Te cuento que hoy no existen razones científicas por las que se deba recomendar dejar de dar el pecho a tu bebé a determinada edad. Cualquier recomendación sobre una edad óptima de destete está basada en opiniones personales o simples prejuicios.

La Organización Mundial de la Salud y la Sociedad Argentina de Pediatría recomiendan lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida, momento en el que comienza la incorporación de alimentos complementarios y que incluye continuar con la lactancia materna hasta los dos años.

Para el bebé, dejar el pecho, la mamadera y el chupete forman parte de un proceso de crecimiento y posibilita su desarrollo si esperamos el momento adecuado para cada paso. Por ejemplo, la succión, en un bebe de seis meses, es indispensable, pero para un bebé de dos años ya no es tan necesaria porque adquirió otras habilidades.

También en este tema hay posiciones y opiniones encontradas, todas entendibles, y será la madre -informada de las opciones- quien debe usar su criterio para elegir. Cada mamá evaluará cuándo es el momento de destetar y qué es lo mejor para su bebé; el bebé se adaptará a los nuevos cambios, ya que, a través de las caricias de su mamá, sabrá que el amor entre ellos dos no ha cambiado.

A tener en cuenta

♦  El destete tiene que ser un acuerdo entre mamá y bebé, que no sea nada forzado.
♦  Es preferible que el destete sea gradual y no brusco: esto puede generarte molestia en los pechos (ingurgitación mamaria, obstrucciones o mastitis)
♦  A menor estímulo del bebé en el pecho menos leche se produce; esto se llama destete gradual (saltear algunas tomas).
♦  Si el bebé se enoja hay que entenderlo, no nos olvidemos de que le estamos sacando su querido pecho; hablarle y consolarlo va a ayudar a que lo vaya aceptando.

 

¿Cómo sabemos que llegó el momento?

Algunas pistas que nos podrían ayudarán a evaluar:

⇒  Si continuar con la lactancia disminuye el deseo sexual y el marido se siente fuera del círculo íntimo entre madre e hijo.
⇒  Por causas médicas de la madre o el niño, accidente o separación prolongada.
⇒  Por decisión de la mamá de no continuar con la lactancia, presiones familiares, emocionales u enfermedad.
⇒  Por decisión del bebé; algunos bebés dejan de un día para otro el pecho, otros lo van dejando de a poco.
⇒  Un nuevo embarazo puede ser el desencadenante del destete del hijo anterior debido a los cambios de la leche durante el embarazo (menor volumen y diferente sabor).

En cualquiera de estos casos ayudan los grupos de  lactancia, donde podes encontrar apoyo e información.

Ayudas

Cuando el bebé se siente cansado o aburrido, recurre al pecho materno para consolarse. Si su mamá no está, no logra calmarse con nada; por eso, cuando el bebé tiene más de un año, es   importante que comience a desarrollar habilidades para  entretenerse: a través de un juego u objeto, o interactuando con  otras personas.

También sería bueno que identifiques las circunstancias y momentos en que tu hijo suele pedir el pecho y anticipar  alternativas al amamantamiento para ir reduciendo el número  de tomas gradualmente.

De esa manera, distraés su atención hacia algo nuevo y atractivo en vez de hacia la pérdida de su querido pecho. La toma de la  noche es la última que debe eliminarse, ya que es donde hay  mayor intimidad y puede estar presente el papá también. Ir  sacando las tomas por semana y reemplazar ese momento por  otra actividad divertida para ambos; el papá o algún familiar  pueden ser de gran ayuda.

Si el bebé tiene menos de nueve meses y no acepta la cuchara o  la taza, hay que acostumbrarlo a la mamadera. Si tiene más de nueve meses, el bebé puede utilizar la taza o vaso directamente.
No aconsejo el destete por abandono, es decir, que te separes de tu hijo por unos días, ya que no solo se privaría de tu leche sino de tus caricias y tu mirada, tan importantes para su salud emocional.

Pero si tu hijo ya te entiende, podés negociar la demora de la toma; debe ser lo bastante maduro para aceptar la espera.  Ofrecele algo que le divierta, puede ser algún objeto de  transición que él pueda llevar a todos lados como un muñeco o
una mantita.

Y, si no estoy lista

Muchas veces resulta que el bebé está dispuesto a dejar el pecho pero la mamá no está preparada. En este caso es donde los bebés bien estimulados saben que tienen a su mamá siempre, aunque no tengan la teta.

Pero, otras veces, las mamás deben tener paciencia y convicción a la hora de destetar, así podrán cerrar una etapa felizmente sin remordimientos. Por eso es bueno que le vayas explicando a tu bebé lo que va a ir pasando. Una vez que tomás la decisión, no hay vuelta atrás para no confundir al bebé.

Si esta etapa es vivida naturalmente por ambos, o de manera poco dolorosa, es importante saber que después de dar el pecho vienen otras formas de vincularse con él bebé tan lindas como antes, aceptando una mayor independencia para ambos.

 

TU HIJO ENTIENDE

No aconsejo el destete por abandono; es decir, que te separes de  tu hijo por unos días, ya que no solo se privaría de tu leche sino  de tus caricias y tu mirada, tan importantes para su salud  emocional.
Pero si tu hijo ya te entiende, podés negociar la  demora de la toma. Debe ser lo bastante maduro para aceptar la  espera. Ofrecele algo que le divierta, algún objeto de transición  que él pueda llevar a todos lados como un muñeco o una  mantita.

 

×

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

cuatro × uno =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.