EL BALANCE INFALTABLE

S e acerca fin de año, ¿período de reflexión y de análisis?

Doy por sentado que todos lo hacen. Si no, ¡esta es una recomendación!

Eso sí, con calma, sosiego, con menos melancolía de lo habitual al mirar hacia atrás y con una gran dosis de optimismo. De lo bueno y de lo malo se aprende. Sólo hay que estar atento para hacerlo con inteligencia.

Con “el diario del lunes” es un poco más fácil ser objetivos.

Piensen… ¿Se enojaron en exceso? ¿Sufrieron? ¿Dedicaron al trabajo más horas de las que eran necesarias? ¿Quisieron huir de una situación comprometedora y no afrontarla? ¿Pasaron menos tiempo con sus familias de lo que verdaderamente podían? ¿Criticaron de más? Son algunos disparadores.

Esta es una buena oportunidad para sentarlos a todos en la mesa.

Compartir un balance del año, hablar sobre la fecha que les ponemos a nuestros sueños para convertirlos en proyectos, coordinar acciones entre todos.

Cambiar lo que no funcionó y hablar sobre los nuevos desafíos. En la familia, en el trabajo, con los amigos y con nosotros mismos.

Agradezcan también. Que es sano y necesario.

Muchas felicidades

 

Arantxa Escribano
Periodista
Vicepresidente de Sembrar Valores Asociación Civil
@aranzs

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

20 + 16 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.