¿Cuándo puedo empezar a leer a mi hijo?

¿Desde cuándo puedo leerle a mi hijo? Desde que te den ganas, porque leer un cuento a un hijo nos hace bien a los dos. Ayuda a fortalecer ese vínculo tan singular.

Por Lucía Argibay Molina – Docente y Orientadora Familiar – luciaargibay@gmail.com

En vísperas del día del niño y sabiendo que el libro es un regalo que siempre se abre, conversamos con Belén López Medus. Ella es máma, psicóloga y autora de dos libros deliciosos y súper recomendables: Te quiero, siempre y El día que mamá se transformó en dragón.

SV: ¿Cómo empezaste a meterte en este camino hacia los chicos?

BLM: Desde que me recibí de psicóloga tuve un marcado interés por el mundo emocional infantil. Trabajé en ámbitos relacionados con la niñez, escolares, hospitalarios, fundaciones.

La mirada amorosa hacia la maternidad así como la empatía y sensibilidad con la que  Glen Cooper plantea el trabajo con padres fue algo que caló hondo, llevándonos a querer difundir su mensaje a la mayor cantidad de madres posible a través de los talleres que hacemos con María Casabal. Ideas que nos enamoraron desde un primer momento. Allí, nacieron las ganas de escribir un cuento para niños.

SV: ¿Por qué los libros?

BLM: Nos dimos cuenta de que era una gran puerta de entrada para hablarles a más familias acerca de estas ideas que nos ayudaban tanto a nosotras en nuestro rol de madres. Y así, entre charla y charla de taller, nació nuestro Te quiero, siempre. La inspiración vino de las madres que conocemos en los talleres, con sus historias, tan increíbles y, a la vez, tan cotidianas y cercanas. Queríamos enviar un mensaje de amor y de esperanza. Y la verdad es que nunca imaginamos que tendría la gran recepción que tuvo.

SV: ¿Conocías el mundo de la literatura infantil?

BLM: Somos fanáticas de la literatura infantil. Como madres y psicólogas siempre recurrimos al mundo de los cuentos porque creemos que sumergirse en ellos enriquece su mundo interno.

Un cuento puede ayudarlos (y ayudarnos) a atravesar etapas de cambio, a comprender y ponerle nombre a lo que sentimos. Un cuento estimula la creatividad, permite conocer otras realidades, conocer distintos países y distintas maneras de ver el mundo sin moverte de tu casa.

Mientras leemos un cuento a nuestros hijos, en ese ratito de conexión con ellos, pasan cosas extraordinarias. Si logramos que el momento del cuento nos ayude a bajar un cambio para ir sin prisa, ese ratito se convierte en un recurso de un valor incalculable para fortalecer nuestro vínculo con ellos.

Nosotras recomendamos leerle a los chicos desde que son muy chiquitos, antes de que empiecen a hablar incluso. Se puede empezar con libros de imágenes en las que podemos ir nombrando lo que vemos, para luego ir pasando a historias sencillas que probablemente nos pidan que les leamos una y mil veces.

A medida que van creciendo ya podemos ir eligiendo con mayor atención las temáticas de los cuentos, teniendo en cuenta sus intereses y lo que están viviendo.

Por suerte, cada vez hay más oferta de libros que hablan sobre emociones, sobre inclusión y empatía. En este año tan loco de pandemia, en el que el mundo de los niños se encuentra patas para arriba, apelar al mundo de los cuentos puede ser un recurso muy útil para crear momentos de conexión, y habilitar la expresión de emociones que pueden surgir en este contexto.

 SV: ¿Cómo fue comenzar el camino de escribir tu propio libro?

BLM: En el camino nos cruzamos con grandes personas que nos ayudaron a concretar nuestro sueño, entre ellas Wonky Steverlynck, ilustradora de vocación que logró darle vida a los ositos de la historia con sus mágicas pinceladas de acuarela y Bárbara Bonacín, librera de alma, dueña de Abrazandocuentos y nuestra distribuidora, que nos ayudó a llegar con «Te quiero, siempre» y ahora, con «El día que mamá se transformó en dragón» a librerías de todo el país. 

SV: ¿De qué trata “Te quiero, siempre”?

 BLM: Te quiero, siempre es un libro escrito e ilustrado para niños, pero que intenta hablar también a sus padres y cuidadores. La historia de Mamá y bebé oso trata sobre el amor incondicional y sobre la necesidad de los niños de sentirse queridos en todas sus facetas para la consolidación de una sólida autoestima.

Con una frase que se repite como mantra una y otra vez «Te quiero, siempre, no importa lo que sientas y no importa lo que hagas», nos recuerda que podemos acompañar a nuestros hijos en todas sus emociones con empatía y firmeza y que esto es fundamental para que ellos aprendan a regular sus emociones.

SV: Y, ¿qué nos podés comentar de “El día que mamá se transformó en dragón?

 

BLM: El día que mamá se transformó en dragón es una historia que habla de rupturas y reparaciones. Metidas de patas y pedidos de perdón.

Esperamos que en sus páginas encuentren una mirada compasiva hacia los errores de madre, esos que si se reparan, tienen el poder de fortalecer vínculos.

¿Quién no se transformó en dragón más de una vez? ¿Y quién no se sintió horrible inmediatamente después? Esta historia es una invitación a amigarnos con nuestras fallas. Viene a recordarnos que nuestros errores no nos hacen malas madres, sino que nos hacen madres reales.

Si hay lugar en casa para que las personas que más los quieren se equivoquen, ellos también podrán hacerlo. Su autoestima entonces se verá fortalecida al incorporar la noción de que no son menos valiosos por equivocarse, o más débiles por pedir perdón.

 

En síntesis, hace muy bien leerles a los niños, inclusive antes de que comiencen a hablar pero la idea es que sea una experiencia de conexión y cómo dice, una autora infantil australiana, Mem Fox: «que tenga gusto a chocolate«.

 

Belén López Medus

Psicóloga con experiencia en niñez en escuelas, hospitales, fundaciones, familias. Participó en grupos de estudio de la Dra. Inés Di Bártolo, referente de la Teoría del Apego en Argentina. Donde conoció el Programa de Intervención Temprana Círculo de Seguridad. En 2013 viajó a Baltimore, EEUU para participar de una capacitación ofrecida por Glen Cooper, que le permitió profundizar los conceptos clave de este programa basado en las relaciones. Junto a María Casabal, colega y gran amiga, replican estos talleres en Argentina.

×

Un libro es un regalo que siempre se abre.

Libros para niños de Belén López Medus: Te quiero siempre y el día que mamá transformó en dragón https://www.abrazandocuentos.com.ar/ los libros se consiguen en esta libreria . (valor $800 )

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

5 × tres =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.