¿Condiciones para el amor?

 

Matías Muñoz

 

Lic. Matias Muñoz. Psicólogo. MN 31446, MP 91343, consultasescuelaparalavida@gmail.com

 

El reconocido psicólogo, especialista en parejas, Matías Muñoz, dialoga con Sembrar Valores en vísperas de su conferencia en la Escuela para novios de San Isidro

 

N os enamoramos de lo distinto, nos atrae en el otro lo que nosotros no tenemos en nuestra identidad o nos hace falta. El otro es un semejante pero diferente en su esencia personal. Pero esa diferencia a veces con el tiempo, en lugar de ser respetada y valorada, pasa a incomodar y no se la acepta como una forma genuina de ser del otro.

Por ejemplo, si alguien temperamentalmente tranquilo se enamora de alguien más activo y ansioso, esa pro actividad le atrae en un comienzo, pero con el tiempo puede molestarle porque le muestra en la vida cotidiana su dificultad para afrontar desafíos con mayor fuerza.

El otro es un espejo que le muestra su vulnerabilidad. Lo que la otra persona tiene como virtud, atrae e incomoda al mismo tiempo. Pero si se privilegia la diferencia como algo que enriquece, todo irá mejor en la pareja

 

Molesta o enriquece

Se trata de aceptar al otro tal y como es, y pensar primero, ¿qué es lo que el otro tiene para enriquecerme?, antes que ¿qué es lo que me molesta del otro?, esto es clave en la pareja. La mirada amorosa hacia el otro implicará la validación de sus fortalezas y aceptación de su vulnerabilidad, de su humanidad

 

SV: ¿Qué pasa cuando hay diferencias importantes en los proyectos de cada uno? ¿Como pueden trabajarse esas diferencias?

Las parejas que funcionan mejor son en las que se respetan los proyectos personales de ambos. Y los dos se sienten realizados personalmente. Es lo que me gusta llamar la lealtad con uno mismo. Cada uno siendo leal a lo propio, a sus intereses y a sus proyectos.

Para luego llegar juntos a dar un salto que se tiene que dar en la pareja para que haya crecimiento y es hacia la lealtad al proyecto que se tiene en común, al proyecto de pareja. El arte es integrar ambos, lo personal y lo de la pareja siendo los dos valiosos y necesarios.

Esto dará en el vínculo una igualdad de rango, que es clave para que una pareja sea tal. Eso significa que los proyectos de ambos tienen igualdad de rango, no hay uno mejor que el otro, no hay uno más importante que el otro, cada proyecto es valioso si mismo porque brinda felicidad y realización personal. Esto implica un profundo respeto personal a lo propio de cada uno. Eso también integra las diferencias.

 

Proyecto Pareja

Pero para que esto funcione bien, tiene que haber momentos en los que se privilegie el proyecto de pareja. Buscar experiencias de encuentro, salidas, diálogos, momentos de intimidad, en los que la pareja sea la prioridad. Y así vamos en un movimiento continuo de lo personal a la pareja y de la pareja a lo personal.

Y para todo proyecto en común, es importante intentar esperar el momento en que los dos sintonizan en los tiempos, que sea un deseo de ambos para que así sea algo genuino y elegido en libertad. Muchas veces es uno que propone, pero la condición para que se transforme en algo compartido sería que el otro sienta la sintonía con esa propuesta.

 

SV: ¿Qué cosas considerás indispensables compartir en el noviazgo? ¿Qué cosas quedan en la intimidad de cada uno?

Me gusta pensar al noviazgo y a la pareja en general, como una relación de autonomía vinculada. Eso implica que habrá emociones, pensamientos, fantasías, valores, acciones, que se compartirán y otros que se guardarán para la intimidad.

Como decía antes, es clave en la pareja la conexión afectiva, esto es, que haya momentos de fuerte compartida de sentimientos y que cada uno pueda conectarse con los sentimientos del otro. Pero también es necesario que cada persona conserve su rincón de intimidad, algo propio que quedará en la relación con uno mismo. Se construye entonces una zona de intimidad personal y una zona de intimidad de la pareja.

Al mismo tiempo, cada pareja también tiene su intimidad que es solo compartida por ambos y no abierta al resto de las personas. Eso también es muy importante, lo más íntimo de la pareja muchas veces se guarda como un tesoro compartido y hace bien, y entonces cada pareja, al igual que las personas, elige qué compartir con el resto.

 

Intimidad compartida

Será entonces el noviazgo que crece, un vínculo de intimidad compartida, de conexión y esos momentos ayudarán a que la relación tenga sentido a lo largo del tiempo. Y al mismo tiempo, un respeto por la intimidad de cada uno, para evitar esos mecanismos de control donde uno de los miembros quisiera estar casi adentro del otro para conocer todos sus rincones, esa búsqueda de fusión va en detrimento de cierta autonomía, tan necesaria para que toda relación funcione bien. Ni las parejas fusionadas, ni las exageradamente desconectas. El arte es el manejo de la distancia.

 

PERO PARA QUE ESTO FUNCIONE BIEN,
TIENE QUE HABER MOMENTOS EN LOS
QUE SE PRIVILEGIE EL PROYECTO DE PAREJA

BUSCAR EXPERIENCIAS DE ENCUENTRO,
SALIDAS, DIÁLOGOS. MOMENTOS DE INTIMIDAD.

EN LOS QUE LA PAREJA SEA LA PRIORIDAD

 

Ser una pareja implica ser dos y estar juntos para mejorarse la existencia uno al otro.

 

SV: ¿Qué importancia le das a las afinidades que se tengan en cuenta al estilo familiar de cada uno? ¿Qué diferencias considerás insalvables en este tema?

Más que pensar cuales son las afinidades o las diferencias que ayudan u obstaculizan en una relación de pareja, lo primero que plantearía como importante es que lo relevante, a mi criterio, es más lo que cada uno de los miembros hace con las afinidades, pero sobre todo con las diferencias y no tanto el contenido de las mismas.

 

La globalización y las parejas

Yendo más al plano de lo familiar o cultural, son más complejas en general aquellas parejas en las que ambos miembros vienen de culturas muy diferentes, por ejemplo, alguien de occidente con alguien de oriente, porque no hay en la cultura de cada uno, representaciones para entender cómo el otro vive el mundo.

 

La pareja es un juego complejo
de similitudes y diferencias,
en la buena integración
de ambas se dará el buen amor.

 

Es muy importante la empatía en la pareja, conectarme con los sentimientos del otro y para eso haber sido criado en una cultura semejante puede ayudar, porque entonces la persona cuenta con las representaciones adecuadas para aproximarse a lo que el otro siente y piensa. Hablamos en psicología de la pareja de una empatía cognitiva y una empatía afectiva, esto es conectarme con lo que el otro piensa, con sus creencias y además con sus emociones y sentires.

La pareja es un juego complejo de similitudes y diferencias, en la buena integración de ambas se dará el buen amor.

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

11 + once =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.