¿CÓMO VIENE LA EDUCACIÓN SEXUAL EN LOS COLEGIOS?

¿Cómo viene la educación sexual en los colegios?

 

[ESI, sí. ESI, no]

 

 

El tema de la educación sexual en los colegios, cómo se da y cómo debería darse es algo que preocupa a los padres en todo el país. En su última sesión, antes de las PASO, el Senado dio un paso más.

 

Edición María Lescano | Periodista | marialescan@gmail.com

 

C onfieso que no soy experta en el tema educación y menos aún en educación sexual. Sin embargo, a través del ejercicio del periodismo y con tanta movida como hubo en estos últimos tiempos, me he involucrado, dentro de mis posibilidades, lo más posible.

Ante la preocupación que reflejan en sus mensajes padres y docentes, opté por sumarme a un grupo de expertos. Por respeto a su trabajo y por los riesgos que se corren en estos tiempos, no voy a dar sus nombres, pero quienes nos siguen en Sembrar Valores, saben que no vamos a confiarnos de “cualquiera” y a algunos de ellos han tenido oportunidad de leerlos en notas y opiniones de ediciones anteriores.

 

Qué pasó en el Senado

Esa es la gran pregunta, qué pasó para qué, a carpeta cerrada, se aprobara el Proyecto de modificación de la Ley de Educación presentado por la Senadora Sigrid E. Kunath. Tal vez, por ahora, esta pregunta queda sin respuesta. Sin embargo, veamos qué opinan los especialistas respecto de lo ocurrido y qué consecuencias puede tener en la educación de nuestros hijos.

 

«SI BIEN TENEMOS QUE ESTAR ATENTOS, PORQUE
VAN A BUSCAR EL RESQUICIO PARA METER
IDEOLOGÍA DE GÉNERO, TAMPOCO SE TRATA DE CAER
EN LA PARANOIA»

 

En primer lugar, cabe destacar que este tema estaba entre los “freezados” a raíz de la tan mentada “grieta”, porque enfrenta a distintas visiones de educación y familia; en definitiva, de proyecto de país.

 

Escuchemos a los que saben

“Es un proyecto que se presenta para prevenir la violencia contra la mujer en las escuelas y para prevenir el abuso”. Las constantes denuncias de abuso y perversión de menores en los colegios es algo que obliga a arrugar el ceño, preocuparnos y ocuparnos.

“Si bien no habla específicamente de enseñar ideología de género, ni tampoco del sexo como construcción social, el riesgo está –tal como venimos viendo- en la bajada en el aula, en la capacitación docente, en los materiales que se utilicen….

Y, muy especialmente, en la actitud de los docentes en el aula, de qué enseñen y de cómo lo enseñen”. Ahí, nos remarca la especialista, “es donde tenemos que entrar nosotros, hay mucho por hacer. Si no lo hacemos nosotros, ya sabemos que ¡seguirán avanzando con la ideología!”.

“Creo que el desafío nuestro es tomar estos temas para continuar trabajando por la paz, por el respeto, por la solidaridad y la prevención de todo tipo de violencia. Necesitamos desarrollarlos aún más y, también, desde la perspectiva de familia y de la vida”.

 

Y, nos alerta, “no podemos negar la existencia de la violencia, necesitamos desarrollar propuestas  para su prevención. Avancemos, ocupemos lugares que hoy ocupan quienes terminan  oscureciendo una buena causa con una ideología. ¡No nos desanimemos! Sigamos, que tenemos mucho trabajo por hacer”.

 

El vaso medio lleno o medio vacío

Con esta actitud constructiva se suma otra opinión, que además habla de “erradicar los estereotipos que histórica y socialmente legitiman la desigualdad y el uso de la violencia *entre* varones y mujeres. Ese *entre* es clave para abrirnos la puerta, porque también iguala las situaciones de violencia entre ambos, que son una realidad, y no lo deja supeditado al “patriarcado” o a la norma “heteropatriarcal” y habla de dos sexos: varones y mujeres.

 

“Es un proyecto que se
presenta para prevenir la
violencia contra la mujer
en las escuelas y para
prevenir el abuso

 

“Si bien tenemos que estar atentos, porque van a buscar el resquicio para meter ideología de género, tampoco se trata de caer en la paranoia.”

Concretamente, ante algunos alarmistas, quien maneja estos temas y trabaja en ellos nos lleva a encontrar los puntos en común, “que venga alguna autoridad a decirme que la *Doctrina Social de la Iglesia* no aplica si hablamos de contenidos y enfoques que contribuyan a generar relaciones basadas en la igualdad, la solidaridad y el respeto entre todas las personas”, como dice el proyecto.

Ser prudentes, en definitiva, es algo muy distinto a estar a la defensiva y sumándose a la polarización, una forma de encarar la realidad que nos distancia a unos de otros en vez de elegir transitar el camino juntos.

 

Los riesgos de la ley y el dictamen

“El dictamen de Comisión habla de modificar la ley para tener una “educación igualitaria con enfoque de género”. Y, en el primer inciso, dice “sin distinción de género y sexo”. A esta altura del partido eso es más que suficiente para rechazar la reforma. Uno de los aspectos más eficaces y menos conocidos de la Revolución Cultural es la guerra semántica, la manipulación del lenguaje y el uso deliberado de anfibologías”.

 

«El lenguaje ambiguo es
una de las armas más
comunes de la Revolución
Cultural.»

 

Y toma la palabra un docente: “La ley en su art. 92 Inc. f del respeto por razón de sexo o género. De modo que si yo doy Historia Antigua y digo que no está corroborada la homosexualidad generalizada en Grecia o si doy Historia de América y sostengo que un problema de los pueblos indígenas era la práctica muy extendida de la sodomía, haciendo un juicio de valor negativo, me podrán denunciar por discriminar en función del género o prohibirme que enseñe Historia con esos juicios morales.

Ya se sabe cómo la letra chica o el lenguaje ambiguo es una de las armas más comunes de la Revolución Cultural para cambiar el modo de pensar sin que la mayoría se dé cuenta.

Basta recordar cuántos valores han sido atacados en nombre de la democracia, los derechos humanos, la no violencia o el pensamiento crítico”.

 

Presentes

Papá y mamá “presentes” llamábamos a esta edición. Y así es, hay que estar… en algún momento habremos pensado que con mandar a los chicos al colegio, algunos dirán: “a un buen colegio”, se soluciona la educación de los hijos. Sin embargo, cada vez está más claro que la educación la damos en casa, la escuela enseña. Y los padres, como primeros educadores, no podemos estar ausentes del colegio.

Padres y docentes trabajando juntos por el bien de los chicos. Para eso, te acompañamos desde www.sembrarvalores.org.ar porque hay que estar formándose permanentemente, los desafíos aparecen en cada esquina

 

El género no es amigo del cuerpo

La teoría del género suele prosperar en ámbitos y sociedades “hipersexualizados”: donde se da la exaltación del sexo, con prácticas sexuales variadas. Esta realidad sugiere que el cuerpo llegue a ser el gran ganador y, quizás incluso, que el gozo corporal sea uno de los objetivos de la ideología de género.
Esta parece, en efecto, ponerse al servicio de todos los gozos y placeres corporales de la sexualidad, ofertados a quienes se quieren acercar.
Un análisis detenido demuestra, sin embargo, que lo que está ocurriendo es lo contrario: el cuerpo humano es el gran adversario del género, la realidad que hay que combatir.
En primer lugar, en el ámbito de la moda. La vestimenta está al servicio de la persona mediante su cuerpo: material, corte, volumen, están pensados para poner en valor lo estético de cada uno y corregir o disimular las imperfecciones.

El género aplicado a la moda tiene otro objetivo: crear la confusión. Como prueba, están las vidrieras parisinas de marcas top, donde los maniquíes masculinos visten polleras y los femeninos se ven masculinizados. Curiosamente, para crear la confusión entre feminidad y masculinidad, se usan signos de ambos. Si basta invertirlos, se deja claro que los símbolos utilizados mantienen su significado.

 

Segolene Du Closel     

Magister en Historia de la Sorbonne y Docente de Bioética

×

 

 

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

5 + once =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.