#CHICOS SIN ALCOHOL

 

[Consejo Publicitario Argentino]

 

¿Habremos naturalizado el tema?, ¿estamos acostumbrados? Cada día hay alguna noticia, algo que nos hace reaccionar ante los peligros del consumo de alcohol en jóvenes y adolescentes

 

Edición María Lescano | Periodista | marialescan@gmail.com

 

 

L a edad de comienzo de consumo de alcohol en los últimos años ha bajado a los 13 años. Si bien, en la mayoría de los casos, los chicos reservan la bebida para los fines de semana -en las salidas y en las famosas “previas”-, también hay estudios que dicen que más del 77% reconoce tomar “alguna bebida con alcohol” a diario.

 

CPA junto a Fundación Padres

¿De dónde extraemos esta información? Del anuario del Consejo Publicitario Argentino que obtuvo importantes reconocimientos por su campaña #ChicosSinAlcohol.

De acuerdo con su modo de trabajar, cada campaña se realiza con un importante sustrato de información acerca del tema, apoyado por el trabajo de especialistas y Organizaciones de la Sociedad Civil que investigan con seriedad y expertiz.

Desde hace años, Fundación Padres pone foco, desde distintas perspectivas y con variadas iniciativas, en buscar prevenir los daños que el consumo precoz de alcohol genera en los niños y adolescentes, atendiendo muy especialmente a su impacto social.

 

Atención padres

Alarma el conocer que un alto porcentaje de padres no habla sobre el consumo de alcohol con sus hijos.

Muchos padres lo consideran una causa perdida; otros prefieren no enterarse sino, simplemente, permitir que en sus casas se hagan las “previas” donde los chicos entran con litros de bebidas fuertes que serán consumidas en pocas horas.

 

¿Cuál es tu responsabilidad como padre?

Hagamos un ejercicio de verdadero o falso.

 

  F    Abrir las puertas y dejarlos pasar.
  F    No mirar qué traen ni cuánto consumen.
  F    Estar tranquilos porque, total, como toman en casa, si pasa algo llamamos a un médico o una ambulancia… mirá si le pasa algo en un boliche.
  F    Hablar claramente con los hijos acerca de los riesgos del consumo de alcohol.
  F    Explicar la diferencia entre el consumo moderado y el botellón, el balde, las mezclas.
  F    Pedirles sinceridad y franqueza acerca de lo que les pasa.
  F    Darles las llaves del auto, aunque sepamos que están en riesgo de manejar alcoholizados.
  F    Explicarles el riesgo de subir chicos alcoholizados al auto.

×

 

Y, principalmente, ir por la positiva:

  Confiamos en tu talento y habilidades sociales.
  No te dejes influir por la “masa”, que no es lo mismo que un grupo de amigos.
  Vos podés ser un líder.
  Fortalecé tu voluntad.
  Si decís “no” al alcohol, sabrás decir “no” a otras drogas que están esperando ahí para ofrecerte.

×

 

Te pasamos info

Es una característica del adolescente creerse omnisciente. Si los adultos tenemos algo para decirles, ellos intuyen que la “tienen más clara”, tal vez porque un amigo les “canta o les pasa la  posta”.

Ahora, nos valemos de la investigación compartida por el Consejo Publicitario para aportarte información que puede ayudarte. Podrás sentirte seguro en esa conversación que tu hijo está esperando de su padre.

Tal vez, el dato más delicado y necesario de compartir es la marca en el cerebro: el cerebro adolescente está en plena reestructuración del sistema nerviosos central; la sensibilidad cerebral al impacto del alcohol implica un deterioro en los procesos cognitivos, especialmente en la memora y el aprendizaje.

 

Una o muchas charlas a fondo

Otros efectos son más inmediatos y ellos los perciben,  incluso los buscan, por eso la charla va a fondo, a ver si logramos generar una confianza que los lleve a compartir por qué buscan ese estado de euforia de modo artificial a través del alcohol u otras drogas. O por qué necesitan modificar su conciencia y percepción… ¿tal vez los actos que vengan después alterarán sus valores?

La pérdida del sentido del peligro los exponen a acciones  completamente irresponsables en el manejo de automóviles o al caminar ebrios por calles en las que los autos suelen ir a altas velocidades, todas experiencias  cotidianas que en ese momento se diluyen.

 

LA CHARLA VA A FONDO, A VER SI LOGRAMOS
GENERAR UNA CONFIANZA QUE LOS LLEVE
A COMPARTIR PORQUE BUSCAN ESE ESTADO DE
EUFORIA DE MODO ARTIFICIAL
A TRAVÉS DEL ALCOHOL U OTRAS DROGAS

Algo muy evidente es la disminución de la capacidad motora, que provoca que los movimientos y reflejos sean lentos y descoordinados, una de las causas más frecuentes de accidentes viales.

Cuando hablamos de “hijo”, aquí como en cualquiera de nuestras notas, nos referimos a hijo o hija, ya que entre las chicas la costumbre está igualmente extendida con riesgos mayores, dado que si el organismo de un adolescentes no está preparado para digerir y asimilar el alcohol, los órganos femeninos son aún más frágiles y los efectos negativos actúan con mayor celeridad y gravedad.

 

El anuncio

El laureado aviso tenía como mensaje: “Sigue siendo un chico, no dejes que tome alcohol”. Las imágenes comparan los torpes pasos y caídas de un niño de un año con los pasos de un adolescente en estado de embriaguez.

La campaña tuvo alto impacto, llegó a las góndolas de los supermercados y a las canchas de fútbol, alcanzando desde esos espacios mucha visibilidad y grata recepción del mensaje.

 

Estos pueden ser algunos de los síntomas de que algo está sucediendo:

Cambios bruscos de comportamiento sin razón aparente.
Mucho tiempo solo o encerrado en su habitación.
Llegadas tarde. Retrasos. Ausencias injustificadas.
Cambios significativos en el desempeño escolar.
Falta de interés por los amigos, los deportes, el entretenimiento.
Pérdida del apetito.
Comportamiento depresivo.
Hiperactividad o fatiga.
Descuido en la forma de vestirse o en el aseo personal.
Escapadas de casa.

×

 

 

 

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

veinte − seis =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.