CHICOS EN LA COCINA

Cocina

 

“Sin Delantal”, mi segundo libro, está dedicado a introducir a los chicos en el mundo de los  sabores, de la alimentación saludable y en  compartir el espacio de la cocina con los adultos.  Les dediqué un capítulo con recetas simples y  fáciles de preparar.

 

Laura Di Cola | Chef | Laura_dicola

 

S  i bien son niños y hay cosas que no pueden hacer, también hay  miles que sí podrían, si los animamos a participar. Cuando hablamos del ámbito de la cocina, se incluye la huerta o una maceta con hierbas o una ida con su mamá al mercado y, así, empezar a  familiarizarse con una alimentación más saludable.

Desde el momento en que los chicos entran en contacto con la preparación de alimentos, empiezan a entender el trabajo que hay detrás de cada plato, que cada receta tiene un orden y el porqué de los ingredientes y sabores, les comienza a interesar esta materia que a muchos les divierte y los saca de más de una pantalla.

Con ocasión del Día de la Madre u otra situación familiar, surge una buena propuesta: cocinar juntos y que los chicos se animen a tomar un rol activo en la cocina. Vas a ver que también más de un adulto se va a prender y sorprender

 

Ensalada de arándanos y menta

5 porciones

Arándanos, 1 cajita
Frutillas, 1 taza
Menta, 6 hojas
Jalea de menta o de manzana, 1 cda

Lavar los arándanos. Lavar las frutillas y cortarlas a lo largo en cuatro.
Lavar la menta, cortarla con los dedos en trocitos para que se desprenda su aroma.
Mezclar los tres ingredientes con 1 cucharada de jalea.
Esta ensalada se puede tener hecha desde 4 horas antes.
Los vasos de yogur de vidrio que vienen con tapa son muy adecuados para llevar a un picnic.

 

Pan lactal

2 panes medianos

Agua, 1, 11/2 taza
Miel, 1 cda.
Leche en polvo, 1 cda.
Levadura fresca, 2 cdtas.
Harina 000, 4 tazas
Sal, 2 cdtas.
Manteca blanda, 1 cda.

En un bol verter el agua con la levadura.
Remover para que la levadura se mezcle con el agua.
Agregar el resto de los ingredientes menos la manteca.
Unir bien la masa en un bol y volcarla sobre la mesada para amasarla.
Cuando esté suave, incorporar la manteca blanda y seguir amasando hasta que la manteca se integre con la masa.
Volver el bollo de masa al bol, tapar con un repasador limpio, húmedo y dejar leudar de 1 hora a 1 1/2 hora.
Cuando haya duplicado su tamaño, presionarla suavemente con el puño cerrado, esto se llama desgasificar.
La masa va a volver a su tamaño original. Disponerla en un molde de budín enmantecado.
¡Ojo!: la masa no debe llegar hasta el borde del molde, porque va a volver a duplicarse.
Taparla nuevamente con el repasador limpio y dejarla descansar 30 minutos más.
Pedirle a un adulto que encienda el horno a 180ºC.
Una vez que el pan haya levado, llevarlo al horno por 30 minutos.
¡Pan listo!

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

siete + 4 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.