Camerún me enseñó

El sueño de María era vivir en África, algo muy lejano de lo que sus padres queremos para nuestros hijos. Sin embargo, ellos logran contagiarnos su alegría por el solo hecho de saberlos felices. Para estar con María, pasé un verano en Camerún. De nuestras charlas surgió esta nota.

 

Autora: Mariuqui Magrane – orientadora familiar

Siempre África fue mi sueño porque los africanos tienen una alegría y una energía que es contagiosa. Sus bailes y cantos siempre me comunicaron algo. Y, también me moviliza el ver tanto sufrimiento. Viven cada día con tanta energía como si fuera el único. Los trajes de colores que usan reflejan la vida que llevan adentro. Así que, apenas terminé la Facultad, me vine a vivir a Camerún. Tuve la enorme satisfacción de que mis padres me acompañaran en el proyecto y en parte del viaje, relata María.

 

 

SV: ¿Cómo llegar hasta Camerún?

María Magrane: Desde Argentina no hay vuelo directo, el camino “más baratito” es subir a Europa y después bajar a Camerún. ¡Siempre tomando tres aviones! Así que, viajé con mis padres hasta Europa y desde Roma volé al que deseaba que fuera mi nuevo país.

SV: ¿Sentís que podés realizar tu sueño en Camerún ?

MM: Aquí hay una diferencia enorme entre el varón y la mujer. Sigue habiendo muchas familias poligámicas en las cuales, obviamente, la mujer es siempre la perjudicada. Las mujeres son las primeras que dejan de ir a la escuela cuando no hay dinero, son los varones quienes tienen prioridad. Por eso, mi trabajo consiste en favorecer el desarrollo de la mujer en Camerún.

Aquí hay una diferencia enorme entre el varón y la mujer. Mi trabajo consiste en favorecer el desarrollo de la mujer en Camerún.

 

SV: ¿Es un gran sueño, cómo lo vas concretando?

MM: Damos el primer paso que es formar en todo lo referido a la gestión. El curso dura tres meses y luego se les da un microcrédito para que mejoren o comiencen una actividad.

Es fabuloso ver cómo las mujeres se dan cuenta de que, si ahorran, pueden llegar muy lejos Una de nuestras ex-alumnas ya tiene dos actividades y otra, tres: cría pescados, vende buñuelos y se ha comprado una moto para hacer de taxi.

Otro proyecto consiste en reforzar sus capacidades: para esto estamos desarrollando diferentes módulos: educación de los hijos, cómo llegar a fin de mes con plata, el sida, cómo prevenir las enfermedades, cómo trabajar mejor, cómo tomar buenas decisiones.

Estamos trabajando en 21 pueblos. ¡Es una locura apasionante! También damos apoyo técnico en agricultura: maíz, mandioca, tomates, entre otros, y en cría de cerdos y de pollos. Alcanzamos a más de 400 personas por año.

 

SV: ¡Felicitaciones!, Contanos tu día a día…

MM: Trabajo organizando la capacitación en la gestión de pequeños emprendimientos para mujeres rurales. Acabamos de formar a un buen grupo en cuatro pueblos y tuvieron acceso a un microcrédito unas 80* mujeres.

En el primer tramo de su actividad les hacemos un seguimiento para asesorarlas. Es acá donde soy yo la que más aprende. Así conocí Camerún por dentro y lo que es la vida aquí. Había estudiado francés antes de venir pero en realidad lo aprendí con ellas, por eso me dicen que mi francés es de pueblerina.

Suelo trabajar por la mañana en la oficina y después por la tarde bajo al terreno (village) para compartir con las alumnas.
También organizamos actividades de formación para los alumnos, padres y profesores de diferentes escuelas rurales.

María habla con la boca, con los gestos, pero por sobre todas las cosas, con los ojos que irradian una alegría contagiosa. Parece que estuviera en el Paraíso.

 

SV: ¿Cómo te resultó adaptarte al clima?

MM: Acá, cuando llueve, ¡llueve de verdad! Y cuando sale el sol, ¡hace mucho calorrrr! En el país tenemos diferentes climas de tipo tropical. En el norte las temperaturas son más extremas y hay una estación de lluvias que va de junio a octubre. En el sur el clima es tropical más estable y con una estación de lluvias entre marzo y octubre. Las temperaturas varían de 14º a 36º en la capital y las lluvias varían mucho según la región. En Yaundé la media anual es de 1.555 mm, mientras en Douala es de 4.025 mm.

Pero lo más grave es que hay gente que tiene que caminar para buscar agua para su casa, para las necesidades básicas, y puede ser que llegue y la hayan cortado. Yo me pregunto, seriamente, ¿qué estamos haciendo?

Soy feliz compartiendo mi vida entre tanta necesidad espiritual y material. Muchos por aquí no tienen agua e igual están elegantes con sus telas de muchos colores fuertes, tienen alegría de vivir.

 

SV: Dicen que si volvés a Argentina te vas aburrir. ¿Qué te “flasheó” de Camerún?

 

MM: Aprendí a vivir o estoy aprendiendo lo que es el vivir.

Camerún me enseñó qué es importante, qué vale la pena. Me enseñó que confiar en Dios y darse a los demás nos hace muy felices. No encontré ningún africano ateo, hay distintas religiones pero todos creen en Dios.
Camerún me enseñó que Dios se ocupa de nosotros. Que aceptar su Voluntad es lo mejor para nosotros. Hay que aprender a escuchar a Dios como hacen acá.
Camerún me enseño que son otros los tiempos. Aprendí a esperar, a tener un poco más de paciencia, que es la ciencia de la paz.
Camerún me enseñó a abrir la cabeza, a abrirme a otra cultura, a intentar y aprender a comprender otras tradiciones, otros valores.
Camerún me enseñó que el materialismo no te hace feliz, que lo que te hace feliz es el darte, ocuparte del otro, recibir bien a la persona que viene a tu casa, a sonreír, a hacer reír a los demás.
Camerún me regaló mucho sol, que da mucha energía para vivir.
Camerún me está enseñando lo que es no quejarse. Hay bastantes momentos en los que se corta la luz o el agua y nadie dice nada, no hay un: «Ufa, eh, ¡la luz!». Todo sigue su ruta sin quejas…

 

Conocí personas, tan sencillas y con tanta sabiduría, aprendí mucho de ellas y reflexioné que a veces nosotros somos tan complicados y… ¡tan poco sabios!

¿Cuánto sabemos de Camerún?

  • Superficie: 475.440 km²
  • Habitantes: 17.000.000
  • Presidente: Paul Biya (Desde 1982)
  • Capital de la República: Yaundé
  • Capital Económica: Douala
  • Idiomas Oficiales: francés e inglés. Hay muchas lenguas locales. María, por trabajar en zona centro, aprendió a hablar en Ewondo.

 

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

diecinueve − cinco =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.