APRENDEN A NADAR JUGANDO

CHIQUITOS

¿Cuál es la mejor edad para aprender a nadar?, ¿qué beneficios trae la natación? ¿Cómo le puedo enseñar a nadar sin tener que ir a una clase? ¿Cuándo puedo confiar en que no se va a ahogar con lo que aprendió?

 

CLARA NAÓN DE ABERASTURY | ORIENTADORA FAMILIAR | CLARANAON@GMAIL.COM

 

L lega la época de pileta y nos acordamos de que nuestros hijos no están preparados para nadar solos. Nos ponemos ansiosos con el tema y decidimos enseñarles nosotros pero no sabemos por dónde empezar y además nos damos cuenta de que en dos días no lo lograremos.

Entrevistamos a la profesora de Educación Física María Laura Bucich, que hace 25 años está al frente de las clases de natación para chicos de Baby Gym, para que nos comparta su experiencia y así poder acercar -sin miedo- a nuestros hijos al agua.

apr a nadarSV| ¿Qué beneficios trae la natación?

MLB| Por un lado, el agua ayuda a que el niño desarrolle toda la parte física: mejora su parte esquelética, la alineación postural y su desarrollo muscular ya que se trabajan todos los músculos. Además agranda su capacidad aeróbica y mejora el sistema cardiovascular. Y por otro lado, facilita la educación emocional puesto que se relaciona con gente diferente, con los profesores y con sus pares -generalmente es la primera escuelita adonde van. Y el mayor beneficio del saber nadar es la supervivencia. Que el chico sepa sacar la cabeza del agua y pueda acercarse nadando hasta un borde para poder agarrarse.

SV| ¿Cómo es el proceso del aprendizaje?

MLB| Lo que hacemos en nuestra escuela, pero que se puede replicar en las piletas particulares es: Primero, meterlos en una pileta bajita, donde hacen juegos y se van afirmando, y luego, cuando se sienten seguros, van hacia la parte profunda. Entonces vamos haciendo un ejercicio jugado; cada ejercicio está pensado para que el chico logre un objetivo para avanzar, y para que pueda llegar a nadar.

SV| ¿Cómo podemos ayudar a los chicos a que disfruten del agua?

MLB| Lo principal es no mostrarles miedo. Es necesario que los padres podamos estar relajados en el agua con ellos y lo tomemos como un juego, como algo natural. También tengamos cuidado con presionarlos. Los chicos pueden sentir mucha presión de los padres porque quieren que “ya” sepan nadar. Pero como en todo proceso de aprendizaje, hay que respetar los tiempos. Es un proceso que requiere paciencia y respeto de los tiempos de cada uno que son diferentes, no podemos pedirles más de lo que pueden dar. Cada chico viene con una historia, con una capacidad y con unas ganas distintas, algunos son más entusiastas que otros. Por lo tanto, tengamos en cuenta que son personitas para tratarlos como tales. No lo metas al agua hasta que esté para ingresar. Por ejemplo, yo lo traigo de la manito, le explico, lo hago jugar para que esté listo para entrar a la pileta. Vamos haciendo una introducción, es como el colegio, necesita de una adaptación. Recién cuando se siente seguro, la madre se va del otro lado del ventanal. Hay que darles espacio a los chicos y aceptar que tienen sus propios tiempos.

SV| ¿Cómo podemos enseñarles a nadar durante las vacaciones?

MLB| Lo básico que deben saber son tres cosas. En primer lugar, enseñarles a que metan la cabeza debajo del agua -a muchos chicos no les gusta mojarla-; en segundo lugar, que la puedan sacar del agua; y en tercer lugar, ayudarlos a que se orienten y naden hacia un borde de donde puedan agarrarse. Es fundamental que busquen siempre el borde más cercano. Es muy lindo para las vacaciones porque todo esto se enseña jugando.

Los chicos no se cansan de hacer lo mismo, entonces está buenísimo meterse con ellos en la pileta, tomarlos de las axilas y hacerles dar pataditas, o que metan la cabeza en el agua y que hagan burbujitas, decirles: «1, 2, 3, soplamos».

SV| ¿A qué podemos jugar?

MLB| Los chicos no se cansan de hacer lo mismo. Entonces está buenísimo meterse con ellos en la pileta, tomarlos de las axilas y hacerles dar pataditas, o que metan la cabeza en el agua y que hagan burbujitas, decirles: «1, 2, 3, soplamos». O jugar con una pelota, tirárselas y ayudarlos a patalear hasta la pelota, que la tomen y la traigan. A los chicos les encantan las repeticiones y cualquier juego que les dé confianza está bueno. El solo hecho de estar con ellos en el agua les encanta.

apr a nadar 1
Siempre hay que estar cerca cuando los chicos están en la pileta, porque los juegos en el agua pueden ser peligrosos.

SV| ¿Alitas o flota flota?

MLB| Ante todo, quiero resaltar que estos y otros elementos son para que los usen con un adulto al lado. Para aprender a nadar, el flota flota es muy práctico y a los chicos les encanta. Las alitas no me gustan porque el chico va en posición vertical mientras el flota flota hace que vaya más horizontal. Por un lado está el tomar todos los recaudos para que el chico aprenda y juegue en un ámbito seguro y cuidado. Pero -no me canso de advertirlo- siempre hay que estar cerca cuando los chicos están en la pileta, porque los juegos en el agua pueden ser peligrosos. Tenemos que mirarlos aunque naden bien y sean “grandes”, porque jugando se pueden golpear, sumergirse o sumergir a otros y necesitar de nuestra ayuda


ALGUNOS CONSEJOS DE SEGURIDAD
No dejar nunca juguetes en la pileta solitaria, puede atraer a los chicos.
Los niños no entran a la pileta (aun con poca agua) sin un adulto responsable que vigile y comparta la actividad.
Enseñar a los chicos a sujetarse de los bordes de la pileta y gritar ‘socorro’ explicándoles que con eso no se juega, que lo deben hacer sólo si necesitan ayuda.
Pueden disfrutar de la pileta sin bromas que pongan a los otros en riesgo como juegos de manos, empujones, dar vuelta colchonetas o flotadores.
Nadie debe bañarse en piletas descubiertas si hay tormentas eléctricas

×

MÁS NOTAS

Comentarios cerrados

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.