Adolescentes con propósito

En el Simposio Virtual Matrimonio y Familia, vamos a conversar sobre los adolescentes y el propósito de vida. Un tema que aplica a los jóvenes, a los padres, a todos.

Familia y estilo de vida adolescentes

Dra. Rosa Gemma Ortiz Sánchez Consultora Familiar, Comunidad Familia y Emociones Felices.

 

“Desde que era adolescente traté de buscar el sentido de mi vida. Tengo 21 años, he llevado una vida en alto riesgo, yo diría al límite. Ahora tuve la oportunidad y empecé a estudiar pero lo dejé porque tampoco tiene sentido. No paro de vivir en búsqueda. He pensado incluso en la muerte pero, esta tampoco tiene sentido”, con este texto centra la Dra. Rosa Gema Ortíz Sánchez su conferencia acerca de la familia como escuela para vivir con un propósito.

Tengo que confesar que “entré” por error en esta conferencia. Estoy participando del Simposio Internacional Virtual de Matrimonio y familia. Son 61 conferencias a las que se puede acceder en su horario o en el que cada uno pueda y quiera, así que tuve que hacer una selección “posible”. Pero sentía ruidos en mis auriculares, me los puse y escuché esa voz española leyendo el mensaje de este adolescente de 21 años y me quedé “enganchada”. No dudo de que valió la pena lo que recibí por ese error y acá estoy para compartirlo.

Es en la familia es donde se encuentra el proyecto de la vida de cada uno, dice con firmeza la Dra. Ortíz.

Qué es el propósito de vida

El propósito, no es una meta, está bien tener metas pero son actividades, son objetivos que nos ponemos en corto mediano o largo plazo pero al llegar se acabó.

El propósito es la aportación personal, única e intransferible que cada uno vamos a dejar.

El propósito es la aportación personal, única e intransferible que cada uno vamos a dejar en el mundo. Es tu huella, tu legado para la humanidad. Suena muy grande, pero ¿quién es la humanidad?, es el vecino de al lado, la familia. Cuántas personas permanecen hasta hoy en nuestra memoria, por sus libros, sus realizaciones, descubrimientos, escritos trascendentes en sí mismos. Textos que cambiaron el rumbo a muchos, a veces, hasta el nuestro. Siembran una semilla que crece y trasciende.

¿Cuál es el propósito de tu vida?, te invito a pensarlo. Para refrescar ese propósito propio, si lo tengo fresco, si lo voy desarrollando, se trabaja y termina con nuestra vida. El propósito nos hace vivir con trascendencia, con sentido.

Siempre es pro social hacia el bien del otro, tiene una gran función: despertar la fortaleza, promover el bienestar de los otros. Propósitos nobles.

También hay propósitos innobles que generan disgusto social y terminan en personalidades maníacas.

Siete beneficios de vivir con propósito

  1. Configura el carácter, nacemos con un temperamento y necesitamos trabajarlo para desarrollar una buena personalidad. El propósito hace esa configuración con dedicación, con compromiso, con esfuerzo de virtud.
  2. El propósito contribuye a la formación de una personalidad abierta que se sabe acercar a los demás, sus esfuerzos tienen un sentido. No se lamenta por algo que cuesta un esfuerzo, lo vive como un desafío que se transforma en conquista. Quienes trabajan su propósito están en la búsqueda de algo que está más allá, se identifica con los valores fundamentales como la humildad, la sinceridad, entre otros. Hacerlo es un antídoto del egoísmo de los niños, porque quien tiene un propósito visualiza estrategias, arma grupos de amigos. Además, desarrolla relaciones duraderas entre padres e hijos, buenos vínculos intergeneracionales. Por el contrario, si el propósito es innoble, las relaciones con los adultos son disfuncionales, son antisociales, les falta la visión trascendente de la realidad. Es uno de los beneficios más grandes para que tengan una vida positiva y la sociedad pueda dar un giro positivo. Jóvenes con propósito, en lugar de los jóvenes antisociales y destructivos que hoy nos muestran, tienen una enorme proyección social.
  3. Fortaleza o resiliencia, es otro de los “ingredientes” que tiene este propósito. Es la puerta para superar las adversidades. Aquí, la Dra. Ortíz recuerda la historia de un niño al que abandonaron, lo dejaron atado a un árbol. Sin embargo, él supo reponerse y salir adelante porque el propósito está por encima del dolor del presente. Los dota de autonomía y los hace capaces de resolver los problemas. En la educación, ¿cuánto se puede pedir para que se esfuercen y venzan solos las dificultades de la vida? Aprender a hacer las tareas del hogar, llevar algo aunque les pese. Vencer obstáculos, no se habla de vencer por una fuerza física, es ser capaces de vencerse a sí mismos, dar ese paso adelante. ¡Soy capaz!, ¡he podido!… si le damos todo hecho, los estamos haciendo débiles.
  4. Motivación, pero motivar no es decirles “tú puedes”, “tú sabes”… La motivación profunda es la que brota de encontrar una proporción correlativa entre metas y capacidades personales. Meta pequeña, si es pequeño y se motiva para un siguiente objetivo, que también lo motive y lo alcance de acuerdo a su capacidad y desarrollo siempre un punto más arriba. En cambio, si me he saltado escalones, si no lo ayudé a desarrollar antes sus capacidades, si la meta es más alta de lo que le he dado, genera frustración y la desmotivación. También desmotivan las metas cuando son cortas. La conferenciante baja a detalles muy concretos: Si no alcanza al 10 en matemáticas que haga ejercicios hasta que lo consolide, aunque sea en un 7 que es lo que puede dar pero no le regales el 10, porque ese regalo desmotiva. Todos somos más brillantes, menos brillantes, y torpes… Por eso tiene sentido valorar y descubrir en qué necesitamos trabajar para seguir creciendo. Sin hacer sentir la frustración. La persona motivada, sola busca el desafío, el objetivo mayor. Pero todo esto se hace y se logra en la familia, no lo da la maestra, no lo da nadie más.
  5. Salud emocional, confianza, relaciones. Sí, todo esto agrega el propósito a la vida del niño, el adolescente, el joven… Pero, ¿si es tímido?, igualmente es capaz de llegar, de formar a su personalidad, si se siente en confianza y confiado en sí mismo con sus herramientas. Cada uno tiene que reforzar al propio carácter con la seguridad de que, con el que tiene, será una gran persona.
  6. Propicia una conducta moral buena. Con todo lo que venimos hablando se forma en el niño y llega al adolescente con un sistema interior de principios y normas. El propósito es: ser buena persona, y a este va ajustando su juicio y personalidad, sus propias acciones. Tiene un sistema con el cual es coherente, se presenta como es ante los demás.
  7. Aporta al buen comportamiento social, el saber estar en cada momento, ser social y no anti social viene del propósito, saber vivir, saber estar, relacionarse. El propósito va unido a metas personales, interpersonales, intrafamiliares. Son metas adecuadas socialmente. No son “figuritas” en la sociedad.

Las metas de buena relación en la amistad familiar, en saber vivir, convivir, ayudar, todo esto hace al propósito.

Aunque hay unas metas, que se pueden estar poniendo en casa y que generan comportamiento anti social. Pone como ejemplo la diferencia entre la meta atlética en los varones que hace a su vida social y en las mujeres, en cambio, las orienta más hacia la competencia.

Nos preguntamos: ¿por qué reacciona así?, ¿por qué contesta así?

El deporte es muy bueno, puede ser profesional pero no es el propósito, ninguna profesión lo es. En esta confusión, se pueden perder cosas muy importantes, y nos preguntamos: ¿por qué reacciona así?, ¿por qué contesta así? Porque le ponemos metas que no puede alcanzar y se siente culpable o las alcanza pero no se siente libre.

Otras veces los padres comparan las notas o hacen reconocimiento público de algunas condiciones que pueden generar conductas anti sociales. Es más feliz desarrollar una relación interpersonal de servicio, de ayuda a los demás que todo lo que se puede tener. Lo que realzamos es eso que está en llevarse bien, en ponerse en el zapato del otro, en comprender, en colaborar, en ayudar a los demás

La vida familiar nos enseña a querer a los otros, mostrar el respeto, reconocer, valorar conocer las diferencias, cada uno es distinto. Qué triste sería un mundo sin colores o si todas las flores fueran iguales.

Cómo propiciar el desarrollo del propósito

La profesora nos deja dos claves para el desarrollo del propósito:

  • Lanzarlos y acompañarlos. Qué es lo que los atrae por donde puede ir un propósito, acompañar abrir la brecha. En familia vamos a inspeccionar una selva y voy adelante con el machete abriendo el camino, atenta a que no haya un bicho o una planta que pueda picar. En este mundo nuevo yo voy con vos y te puedo enseñar a cortar la mala hierba. Lo hacemos o lo hacemos… en qué campos el niño empieza experimentar su rol, ponemos énfasis en la acción, en ir aprendiendo por la experiencia, estamos para apoyar y desafiar. Que cada uno conozca su fortaleza en cómo es, en su carácter, en su personalidad. Te acompaño, vos lo hacés. Esta es la consigna en esta etapa. Nace su capacidad de liderazgo y su adhesión al grupo de pares, en qué sos bueno… y en qué cada uno, compartir sus capacidades, sus fortalezas. Que cada uno desarrolle su propio liderazgo no en competición, ni en dominio. Yo puedo esto pero otra persona hace lo otro… yo cocino, pongo la mesa, busco el regalo.
  • Romper la autoreferencia, autoconservación, autocrecimiento. No pasa nada porque te equivocaste, no pasa nada, prefiero que vuelvas con el pantalón roto a que no quieras subir al árbol. Que no se enfrasquen en sí mismos, que sepan estar entre pares, que aprendan a ir abriéndose entre ellos. Antes estaba la disfunción de permanecer encerrados en sí mismos. Y, esto genera personalidades que llevan al vacío existencial y trastornos de conciencia. La autorreferencialidad hay que romperla aunque sea con pico y pala. Es un aprendizaje importante.

Una historia para terminar, en un pueblo en el África la maestra se refirió a los problemas que tienen por la falta de agua potable. Y comentó que hacían falta 1500 euros para hacer el pozo. Un niño (12 años) fue a su casa sacó sus ahorros y juntó la diferencia hasta lograr ese monto. Cuando los tuvo le pidió a la maestra la dirección de la Fundación que hace los pozos. Él se puso a cargo el tema y le dijeron que no eran 1500 sino 2000 dls, no se detuvo y consiguió ese monto.

A cada uno le resuena algo distinto de lo que oye, lo importante es ir despertando, generar sensibilidad. Personalidades vivas generosas, felices, se nota en todo actividad.

Y, yo me pregunto, ¿qué te “resuena” de esta nota?

MÁS NOTAS

Dejar un mensaje

Su email no será publicado Datos requeridos *

cinco × 4 =

Copyrıght 2014 SEMBRAR VALORES.